LLAMADO DE ATENCIÓN

Peligrosos al volante: Iván Samaniego

Son las 8:00 p.m., y el señor X está varado en un semáforo de la ciudad de Panamá. De repente, siente un fuerte impacto contra su vehículo, que es arrastrado, al menos, un metro. En ese mismo instante su hija, de un año, empieza a llorar. Aparentemente sin lesiones importantes, la víctima del choque se baja de su vehículo y se aproxima al auto que le había impactado y observa al conductor con el rostro perplejo, que refleja cansancio o ebriedad. Él promete hacerse responsable y le pide al afectado que orille su vehículo para no obstaculizar el tráfico y llenar los formularios del seguro, pero aprovecha el momento para darse a la fuga.

La misma conducta se hubiera dado en caso de un atropello, lo que sería aun más grave.

Esta historia, seguramente, tiene similitud con la experiencia de muchos conductores y transeúntes, quienes se sorprenden del porcentaje de gente irresponsable, impulsiva y negligente que conduce en las calles del país. Algunos infractores se salen con la suya y se vuelven peligrosos al volante, pues no hay autoridad que los frene.

Si es cierto que en términos generales el cerebro humano no reconoce todavía la peligrosidad que el acto de conducir un automóvil conlleva (por lo reciente de su aparición, en proporción a los millones de años que tiene de evolución), también es cierto que quizás mucha gente no sea idónea para conducir un vehículo por las características de personalidad –agresividad, impulsividad, baja moral, poca tolerancia a la frustración–, incluso, por el padecimiento de patologías mentales.

Son sujetos que conducen en las calles como almas que lleva el Diablo, rebasando los límites de velocidad, trepando en las aceras, utilizando los hombros para rebasar, en fin, violando una y otra vez las leyes de tránsito.

Muchas veces, tras la conducta maníaca de quien maneja un vehículo cuatro por cuatro o un pick up, subyace el mensaje de “maltrátelo, no lo maneje”, creyendo que son invencibles e inmortales, poniendo en peligro su propia vida y la de los demás.

Este tipo de conductores existe en un porcentaje tal vez mínimo, pues no hay que eximir que la cultura del manejo en Panamá nos torna, en muchas ocasiones, agresivos y descorteses.

Una de las razones puede ser el estrés generado por el número de autos que cada año ingresan a las calles, al punto de que las vías parecen pocas para permitir el libre tránsito vehicular, formando los famosos tranques. En una cultura consumista, como la nuestra, es difícil visualizar qué pasará dentro de 10 años, si se siguen vendiendo miles de carros nuevos.

Al margen de esto, debemos enfocarnos en los conductores que rebasan las normas y no entienden que manejan un arma en potencia, los que se creen dioses o no les importa su vida ni la de los demás.

Mi pregunta es: ¿Qué hacen las autoridades para frenar a estos sujetos? ¿Cuántas oportunidades se le debe dar al que conduzca en estado de ebriedad y cause un accidente con saldo de víctimas fatales? ¿Cómo se castiga a los que se dan a la fuga?, etc.

Por otra parte, ¿Por qué no implementar la medida de hacer evaluaciones psicológicas que determinen las características de personalidad y el estado de salud mental de todo aquel que decida conducir un vehículo? Esto limitaría, de alguna manera, el que personas no idóneas terminen haciendo daño en las calles.

De la misma forma, se deberían anunciar los efectos secundarios y peligrosos de consumir alcohol y tabaco, hay que concienciar a la gente de la responsabilidad que conlleva conducir un automóvil, pues muchos lo han convertido en un arma que cada día cobra más y más víctimas inocentes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código