REFLEXIÓN

Pensar siempre antes de actuar: Dovi Eisenmann

Para nadie es extraño pensar que la gran mayoría de la población que trabaja lo hace para mantener a su familia, dependientes y por otra serie de intereses individuales que pueda tener. Tampoco es inusual que lo hagan para dar lo mejor posible (muchas veces hasta más de lo que pueden afrontar), comprometiéndose con situaciones financieras que los afectan e incluso, por eso, cometen actos de corrupción o delinquen para obtener mayores ingresos y/o beneficios.

Dicho esto, es el momento de considerar algunos antecedentes. Hemos visto en todos los gobiernos a personas que entran con muy buenas intenciones (al menos así lo han demostrado) y, posteriormente, manchan su nombre y el de su familia con actos de corrupción que destruyen todo lo que pensaron construir para ellos y sus seres queridos.

La misma situación vemos entre delincuentes comunes, que terminan en las cárceles lejos de sus familiares y permanecen ausentes de todos los momentos importantes de la vida de sus hijos y allegados. Un último factor, pero no menos importante, es el de aquellos hombres o mujeres que irresponsablemente tienen hijos, por deporte, que luego abandonan y dejan sin la oportunidad de crecer en una familia con una base sólida.

Es importante tener presente que todo lo que hacemos, como individuos, de alguna manera afecta nuestro entorno y a los seres queridos. Cuando se le roba al pueblo o se comete un acto delictivo jugamos con el futuro de todos.

Arrepentirse o mostrar arrepentimiento, luego de que el delito se descubre y se está en proceso de recibir castigo por las acciones delincuenciales, lo menos que parece es un acto de autoprotección para que se atenúe la pena por el crimen cometido, o un acto de cinismo puro.

El arrepentimiento tendría validez si conduce a interrumpir la cadena de acciones que llevan a perfeccionar el delito. Si no es así, lo único que demuestra es la falta de inteligencia y previsión, de respeto por lo ajeno y por todas las normas de convivencia social.

Si tenemos esto presente y hacemos un balance del riesgo en que colocamos a nuestras familias y seres queridos con nuestros actos, podremos asegurar un mejor futuro, no solo para ellos sino para toda la humanidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código