ECONOMÍA

Perspectivas del dólar y su impacto sobre Panamá: Ninotshka Tam

A partir de la decisión de Standard and Poor, en agosto del año pasado, de reducir la calificación a los bonos soberanos de Estados Unidos, se ha venido especulando con insistencia sobre la posibilidad de que el dólar pudiera colapsar y dejar de constituir la principal divisa mundial.

Las dudas sobre la solidez del dólar surgen en virtud de sustanciales aumentos, tanto del déficit del sector público de Estados Unidos, así como del creciente nivel de endeudamiento de ese país.

La situación se agrava en vista de lo que pareciera ser una especie de inacción o impasse político del Congreso norteamericano que hasta ahora se ha visto impedido de tomar acciones correctivas oportunas.

Sin embargo, nuestra visión es que el dólar, a pesar de todas las anotadas vicisitudes, seguirá constituyendo por un número importante de años la moneda por excelencia a nivel internacional en vista de los factores que anotamos a continuación.

A pesar de las complicaciones inherentes a la situación de alto déficit y endeudamiento tanto de Estados Unidos como algunos países de Europa, existe un incentivo para que las grandes economías cooperen entre sí para restaurar la estabilidad al mercado de divisas.

Esto ocurre en virtud de dos factores: primero, para que continúe creciendo la economía y el comercio mundial, en efecto, se requiere de mercados estables (y todos los principales países se benefician del crecimiento ya que aumentan sus exportaciones).

Segundo, países como Japón y China actualmente mantienen en forma de reserva más de un trillón de dólares en concepto de bonos del Tesoro norteamericano. De darse una fuerte caída en el dólar, estos países también sufrirían enormes pérdidas.

Lo cierto es que hoy por hoy el euro y el dólar representan casi un 90% de las reservas internacionales que detentan los principales bancos centrales del mundo, y casi un 75% de todas las transacciones del comercio mundial ocurren bajo la denominación de estas divisas.

Por otro lado, a pesar de lo sucedido en agosto, y a contrapelo de los pronósticos de algunos expertos, el dólar se ha fortalecido frente a muchas monedas extranjeras incluyendo al propio yen y al euro.

En cuanto a Panamá se refiere, si bien desde 1904 se ha venido utilizando el dólar como moneda par al balboa, no es menos cierto que nuestra economía goza de otros atributos: ha sido un sistema muy abierto a la entrada y salida de capitales y al flujo de diversas monedas internacionales.

La “dolarización” en Panamá funciona superlativamente bien, porque aún tiene una economía pequeña, la mayoría de su comercio exterior es con Estados Unidos y América Latina, que funciona dentro del área del dólar, y porque sus exportaciones de servicios son estables en volumen y precios. Además, el centro bancario con amplios depósitos permite amortiguar como “un colchón” posibles altas y bajas en generación de divisas. Las relativas devaluaciones del dólar contribuyen a mantener la competitividad de Panamá.

Como quiera que se vea, parece improbable que, a corto y mediano plazo, los efectos de la crisis económica de Estados Unidos y la crisis mundial puedan afectar directamente a nuestra economía, al menos en cuanto a la utilización del dólar se refiere.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código