DECEPCIÓN

Político contra vendedor: José Ángel Rivadeneira

Todas las profesiones involucran algún tipo de venta, quien no lo entienda no será capaz de evolucionar y, por ende, estará fuera de la rueda que mueve este mundo. Lamentablemente, la política y sus seguidores han sido malos imitadores de las buenas artes que por años han ido puliendo los buenos prácticos de esta noble profesión llamada ventas.

La leyenda nos cuenta que fue un político frustrado el que, al cambiar de profesión, fue a tratar de ser vendedor; los colegas lo acogieron y lo instruyeron como uno más del grupo. Enseguida se percató de que los vendedores no son mezquinos, tienen vocación de servicio, dan respuestas oportunas, buscan soluciones y toman los problemas desde la raíz para cumplirle a sus clientes.

Cabe destacar que él no se sentía como pez en el agua, porque nunca logró aprender que el vendedor debe escuchar más y hablar menos; que la nobleza de este va más allá del raciocinio de un político panameño, es por eso que ellos siempre toman el camino más fácil.

Politicón muy pronto aprendió que la confianza se demuestra mirando a los ojos, con un saludo firme y bien articulado; que la sinceridad es decir la verdad completa, no a medias; que el valor de la palabra del hombre tiene más peso que cualquier contrato escrito, y que si algo se promete, es una obligación cumplirlo, por imposible que resulte. Pero no utilizó estas enseñanzas para hacer una carrera en ventas, se aprovechó o, como se dice, “jugó vivo”, deformó lo que es “vocación” y lo convirtió en sobrevivencia, política barata, y lo más triste es que consiguió muchos clientes.

Ahora Politicón vende su seudoproducto basado en la “confianza”, camina con un grupo de personas y te estrecha la mano muy fuerte (mientras más aprieta cree que más confianza te da) y besa a tu bebé ¿para qué? Te dice la verdad solamente ese primer día, la otra mitad la ves en prensa o TV cuando es investigado por corrupción, y cuando por fin lo ves a los cinco años y le exiges que cumpla su palabra, hiere tus oídos y ofende tu inteligencia al decirte que todo fue culpa de la oposición y que escojas a su candidato, que este seguirá su legado y que, como prueba, te deja medio jamón.

Los buenos vendedores se miden por muchos indicadores y uno de los más importantes es “la tasa de retorno”. Un cliente bien atendido te refiere a 10 más, pero uno decepcionado, como castigo, le compra a tu competencia para que te enteres de que lo hiciste mal.

Es curioso que en Panamá los partidos gobernantes no repitan, pero nos falta ser mejores compradores con los eslabones bajos. Siento decepción total con nuestra política, punto.

Sigo en mi sala de ventas feliz, donde veo con transparencia y respeto a mis colegas, compartiendo con los nuevos la enseñanza que nos dejó Politicón: “Eres mal vendedor cuando te llaman político”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código