CAMPAÑA

Prevenir el cáncer cuesta solo un día: Oreste Del Río Sandoval

El cáncer es, sin duda, una de las enfermedades más crueles que afectan a la humanidad. Su origen y desarrollo es, en muchos casos, un misterio que desvela a la comunidad científica mundial.

Además de su agresividad, preocupa su elevada mortalidad. Según datos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, para este año cerca de 600 mil personas morirán a causa de esta dura enfermedad.

A pesar de los avances en la medicina y del desarrollo de nuevas alternativas para su tratamiento, buena parte de la solución al problema del cáncer, como al de muchas otras enfermedades, se encuentra en la prevención y el diagnóstico temprano.

Desde hace algunos años, octubre se ha designado como el mes de sensibilización sobre el cáncer de mama por parte de la Organización Mundial de la Salud. Esto es, con el objeto de concienciar a la comunidad sobre la importancia de una variante del cáncer que produce cerca de un millón y medio de nuevos casos al año, y cerca de medio millón de muertes en el ámbito global.

Muchas de las muertes causadas por el cáncer de seno son evitables, y la clave está en manos de las propias afectadas. Toda mujer a partir de los 20 años debe realizarse controles, al menos una vez cada tres años, y a partir de los 40 debe acudir a realizarse una mamografía, que luego deberá repetir anualmente.

Pero tal vez lo que ayude en mayor medida a la detección temprana es prestar atención a los síntomas (cambios en el tamaño o forma de la mama, aparición de bultos en axilas, entre otros), muchos de los cuales se detectan a partir del autoexamen de mama. Este sencillo procedimiento debe llevarse a cabo de forma mensual por parte de todas las mujeres, independientemente de su edad, de si tuvieron o no hijos.

No hay discusión sobre la importancia de las acciones preventivas, pero desde el sistema político, los dirigentes y gobernantes debemos hacer nuestra parte para favorecer dichas prácticas. La responsabilidad también es nuestra.

Nuestro país cuenta con legislación que otorga días de licencia a aquellas personas que por problemas graves de salud deben someterse a determinados tratamientos. Sin duda que esto significó un alivio para muchas familias, pero debemos dar un paso más allá.

Las mujeres de nuestro país son trabajadoras, madres, hijas y la gran mayoría además cumple tareas de cuidado de su familia y en su hogar. Esto hace que muchas veces su tiempo personal sea poco –o nulo– y se posterguen a sí mismas.

Así, con frecuencia, asistir a realizarse la mamografía solo es posible ausentándose al trabajo, lo que deriva en la pérdida de su jornada diaria.

Un pueblo con sensibilidad social, preocupación por la desigualdad de género y deseo de mejorar la prevención y atención en la salud, no puede considerar justo que una mujer tenga que elegir entre prevenir el cáncer de mama o ganar el pan para su familia. Por eso, consideramos necesario no descontar la paga ni el día de licencia a aquellas trabajadoras que concurran a un centro de salud a realizarse su mamografía anual. Es un esfuerzo que todos debemos realizar para luchar contra el terrible flagelo del cáncer y evitar tratamientos dolorosos, e incluso, la muerte de nuestras compatriotas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código