PRIORIDADES

Proactividad ambiental por el bien del país: Luz Loría Amores

Panamá se merece un gobernante que verdaderamente se interese por el bienestar del pueblo, desarrollando programas que tengan como eje central la gestión ambiental y conservación de la naturaleza. Necesitamos un Gobierno proactivo, que se atreva a invertir en esta materia y resguarde nuestra inmensa riqueza natural. Como pueblo, debemos exigir que el próximo Presidente aumente el presupuesto de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) y de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (Arap), y de aquellas entidades que forman parte del sistema, como el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida), el Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá y el Ministerio de Salud (Minsa).

Sería ideal que junto con un aumento presupuestario se exija excelencia profesional de los funcionarios, para iniciar programas que resulten fundamentales para comenzar el cambio.

Necesitamos una política de educación multisectorial, creando una colaboración entre Ministerio de Educación (Meduca), la Anam, Arap, Minsa, Mida, medios de comunicación y ONG. Tenemos una Ley de Educación Ambiental con 20 años de vigencia que hay que hacer cumplir. Esta debe ser fortalecida con la proactividad de todas las instituciones, promoviendo acciones creativas para educar a nivel formal, y otorgando más relevancia a la educación no formal, en la que los medios de comunicación se comprometan a colaborar de manera responsable. Así como estos son instrumentos del bombardeo consumista, pueden convertirse en promotores de un estilo de vida que nos permita satisfacer nuestras necesidades con consciencia ambiental.

Un líder comprometido con el pueblo tendrá en mente que es fundamental crear una política agraria con el objetivo de adquirir soberanía alimentaria; esto se logra apoyando a los productores. La alimentación es una necesidad básica y dependemos de la naturaleza para ello. Qué mejor logro para el país que producir sus propios alimentos y no depender de importaciones, apoyando al pequeño productor e implementando prácticas que generen sinergia entre producción y conservación.

Un problema ambiental que aumenta constantemente es la generación de basura, hecho que ninguna autoridad ataca de raíz. Ya basta de soluciones a corto plazo, debemos exigir al Gobierno que invierta en plantas de reciclaje y, por qué no, en aquellas que producen energía eléctrica a partir de los desechos. No podemos seguir exigiéndole a los panameños que separen la basura, cuando no hay un sistema nacional ni gubernamental de reciclaje; es necesario crear la plataforma. La inversión para solucionar este problema no debe radicar solo en tecnología, sino en educación. Primero, hay que promover el consumo responsable para reducir los desechos, y segundo, una vez creada la plataforma, fomentar la separación de la basura para su reciclaje.

Panamá es parte de un planeta en movimiento. A lo largo de la historia planetaria se han presentado cambios globales y actualmente presenciamos una alteración climática que manifiesta aumentos de las temperaturas y el nivel del mar. Ya el pueblo guna prepara planes de reubicación de comunidades afectadas por el aumento del nivel del mar en el archipiélago de San Blas. Esto es un ejemplo que el futuro mandatario debe seguir. Los panameños debemos presionar al Gobierno para que priorice la elaboración de planes de adaptación al cambio climático en zonas costeras, pensando en la seguridad de estas comunidades para evitar más desastres. Estos planes deben incluir el fortalecimiento de la institucionalidad ambiental, para que la Anam y el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial puedan ser más responsables al otorgar permisos de construcción en zonas costeras, como manglares, manteniendo su función de barreras naturales. Invertir en esto es apostar por un futuro más seguro y evitar pérdidas mayores.

Soy una convencida de que nuestra aspiración a ser un país “sustentable” debe radicar en el cambio del sistema económico que se nos ha impuesto, sin embargo, hay demandas que podemos exigir en el futuro inmediato para iniciar el camino de la sustentabilidad y generar el cambio que nos merecemos. El eje principal es la educación de nuestra población, creando un movimiento de ciudadanos informados que ejerza presión en el Gobierno para que implemente políticas palpables que ataquen los problemas, así como la inversión estatal en el ambiente. Hay muchos temas que no he logrado puntualizar, pero están inmersos en cada uno de los que escribí y que, de igual manera, deben incluirse en una política que actúe en conjunto con las demás para crear una sinergia entre ambiente, sociedad y economía, y lograr un verdadero desarrollo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código