¿QUÉ HACER?

Problemas de la titulación de tierras: Jaime Correa Morales

Como corredor de bienes raíces por más de 40 años (hoy en retiro), he vivido muchas experiencias en lo relativo a la posesión, titulación y propiedad de tierras en Panamá. Como quiera que el tema es de mi interés, he leído mucho al respecto, pero pocos escritos se adentran en la realidad. Una de las causas que más afecta es el desorden y corrupción que prevalece en las oficinas de Catastro desde hace más de 40 años –con excepción de un año–, sin que ningún funcionario responsable tome medidas enérgicas para corregirlos.

Funcionarios subalternos tomaban decisiones hasta por encima de la ley y obstaculizaban a los usuarios, a fin de obtener coimas. Desconozco si los directores hacían otro tanto, pero lo cierto es que, cuando menos, no les importaba. Aspectos de esta corrupción eran, por ejemplo, que algunos inspectores de Catastro y Reforma Agraria, quienes debían visitar los terrenos antes de dar un visto bueno, incumplían su trabajo; por eso, vemos casos como Juan Hombrón, en donde quien lo inspeccionó debió advertir que era un manglar, o el lote de Paitilla, que es un relleno de fondo de mar, además, de que se proyecta construir un parque allí. ¿Quiénes fueron esos inspectores? Porque, obviamente, si rindieron informes favorables a ellos les cabe responsabilidades. Ya está bueno de que funcionarios cometan toda clase de tropelías y de que los contribuyentes tengamos que pagarlas, mientras ellos salen campantes. Estos son apenas pocos casos recientes y notorios.

Las numerosas áreas de uso público que la ley exige dejar en las urbanizaciones, generalmente quedan abandonadas porque nadie se preocupa por titularlas, darles buen uso, mantenimiento y protección; por ello, muchas son invadidas por revendedores de tierras ajenas o por los habilidosos que las venden a terceros, mediante toda clase de ilegalidades, con la complicidad de algunas autoridades.

La mayoría de los agrimensores, para recibir su pago rápidamente hacen cualquier porquería y causan enormes problemas a quienes los contratan. Algunos cobran un adelanto, pero no hacen nada. Igual que en el caso anterior, no he sabido que alguno haya sido procesado por tales estafas. Aquí cabe mencionar que los antiguos planos del interior del país están plagados de errores garrafales que nadie se ocupa por corregir.

Otra causa de los problemas que surgen en este tema son las leyes panameñas que favorecen a los irresponsables y sinvergüenzas, como la de prescripción adquisitiva, que permite a intrusos apoderarse de terrenos ajenos y titularlos a su nombre. Opino que, de existir un caso de abandono de tierras por parte de sus dueños, estas deberían revertir al Estado para que disponga de ellas correctamente, en vez, de regalárselas al invasor, pues esto fomenta la irresponsabilidad, la inseguridad jurídica y las rencillas entre connacionales. Otro día daré mi opinión de cómo, con muy poca inversión, se podrían solucionar muchos problemas de escasez de viviendas. Hace más de siete años que propugno, públicamente y sin éxito aún, por la creación de un tribunal inmobiliario, gratuito, cuyos jueces, agrimensores y asesores estén especializados en temas inmobiliarios, lo que obviaría muchos de los problemas mencionados.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código