RELACIONES DIPLOMÁTICAS

¡Recuerda el 3 de noviembre!: Lucas Verzbolovskis

/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205EHWJXS.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205EHWJXS.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205EHWJXS.jpg

“Cachacos, palomas y gatos, tres animales ingratos”, dicen los costeños colombianos al referirse a los bogotanos, aunque la sociedad protectora de animales diga que es un irrespeto a las palomas y a los gatos.

Desde 1821 hasta 1903, Panamá experimentó en múltiples ocasiones esa inclinación del Gobierno vecino a causar grandes dificultades económicas y sufrimientos al istmo hermano. ¿Cómo explicar entonces la medida que tomó el presidente Juan Manuel Santos?

Regresar a la época de los españoles de la conquista, a las traiciones interminables entre los próceres Miranda, Bolívar, Santander y Páez, probablemente ayude a explicar parte de esta incógnita, sin embargo todo gira en torno a tres asuntos: el ego, lo político y lo económico, aunque al final de cuentas pareciera ser solo un asunto de ego. Ciertas características feas de la naturaleza humana se exacerban ante la necesidad.

Es posiblemente eso lo que le sucede a Santos. En su caso no es ninguna novedad. Ha traicionado a su mentor, el expresidente Álvaro Uribe, al pensamiento de su partido, y ahora a Panamá. La gran incógnita es ¿por qué?

Es muy difícil creer que sus asesores no le hayan explicado que Panamá no es un paraíso fiscal a menos, por supuesto, que sea en contraste con el infierno fiscal de Colombia.

Igualmente es difícil creer que no sepa que Panamá acepta dar información de sus coterráneos cada vez que dicha información sea solicitada por un juzgado. Pero pedirle a Panamá que reporte sobre cada ciudadano colombiano que ha escogido a Panamá para hacer algún negocio, o para dejar sus ahorros a buen recaudo es sencillamente inaceptable. Panamá no tiene vocación de sapo.

¿Por qué no pone a Estados Unidos en su lista negra de paraíso fiscal? ¿Por qué no critica al modelo de negocios de Suiza? Siendo liberal, ¿por qué no respeta la decisión soberana y por qué discrimina a Panamá?

Pareciera que el Presidente vecino actúa como el mal deportista que hace lo que sea para que su contrincante pierda. Los malos deportistas piensan que aunque el competidor ha entrenado mejor o tiene mejor ADN, no importa, y hay que hacer algo para que no gane la carrera.

¿De qué carrera se trata?

Panamá y Colombia firmaron un tratado de libre comercio con Estados Unidos al mismo tiempo, razón por la cual ambos países compiten al mismo tiempo para que aquellas industrias de manufactura o de servicio con disposición a hacerlo se establezcan en un país u otro. No hay muchas opciones y ambos compiten por las mismas inversiones.

Al adoptar esa postura, Santos, en su ambición desmedida por ingresar al club de la OCDE, posiblemente quiera hacerle daño a la imagen de Panamá para atraer a los capitales de Estados Unidos y Europa a establecerse en Colombia en lugar de Panamá. En otras palabras, es una medida arribista e hipócrita.

Pero siendo Colombia un país muchísimo más rico que Panamá, con grandes ventajas comparativas como educación, cultura, petróleo, minerales, agricultura y ganadería sofisticada, atractivos turísticos, gente, actitud hacia el servicio y temperatura agradable, ¿por qué alguien pensaría en escoger a Panamá en vez de Colombia?

Posiblemente la respuesta sea esta: la intervención exagerada de ese Gobierno, en todos los asuntos de la vida cotidiana, desde el banco central, los gobiernos municipales, provinciales y central, la policía y el ejército hacen que el entramado burocrático ahogue al ciudadano común. Todos sufren, desde el más rico hasta el más pobre.

Y si alguien lo duda, ¿cómo se explica que Panamá haya sido escogido por supuestamente más de 300 mil colombianos como su nueva residencia?

Muchos de ellos extrañan su cultura, sus buenos modales, la actitud hacia el servicio de sus compatriotas y su fútbol, pero entre todo eso y la facilidad de hacer transacciones, la facilidad que representa no tener que lidiar con un banco central y la enorme ventaja que significa tener el dólar estadounidense como moneda corriente, entre otras razones, hacen que la balanza se incline hacia Panamá.

Sin lugar a dudas, Panamá tiene mucho que mejorar, sobre todo en el aspecto jurídico, la educación y la actitud, pero ojalá no se le ocurra imitar a Colombia en la intervención estatal en la vida del ciudadano. Ojalá la política de tanto subsidio no obligue al nuevo gobierno a hacer lo que está haciendo el gobierno vecino.

Y ojalá Juan Carlos Varela le diga a Santos: ¡recuerda el 3 de noviembre!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código