CONCIENCIACIÓN

Recursos naturales, en crisis: Diego Espinosa G.

Toda acción origina una reacción, este principio se aplica en las ciencias naturales, pero es de utilidad en todas las actividades del hombre.

Siempre se creyó que los recursos naturales eran inagotables, y eso generó su uso y abuso. En cada periodo de la historia los imperios se afincan y someten a los pueblos para controlar los recursos naturales. Ahora esos recursos han hecho crisis y tienden a deteriorarse. Esto tiene su génesis en dos vertientes, una global y otra local, pero íntimamente relacionadas. Veamos:

1. Tendencia global: El mal uso de la tecnología genera gases de efecto invernadero que producen el recalentamiento del planeta y, con ello, el rompimiento de la capa de ozono, el deshielo de los casquetes polares y el aumento de las masas oceánicas. Lo último afecta a los países costeros e insulares.

El asunto es tan grave, que un alto funcionario del Programa de Cambio Climático de las Naciones Unidas dijo: “Aunque se dejara de contaminar el planeta, pasarían mil años para recuperar su estado natural”.

Algunos países han tomado medidas, pero son insuficientes y, al parecer, el daño hecho es prácticamente irreversible. A pesar de que se hacen cumbres del clima, los gobiernos toman medidas tibias para no enfadar al poder financiero.

2. Tendencia local: Tiene relación con las actividades antropogénicas y la falta de una conciencia ecológica cimentada. Es así que vemos una deforestación galopante, se habla de 50 mil hectáreas por año. En lugares como Azuero, los bosques prácticamente han desaparecido (tal como muestran las imágenes de satélite). La tala interrumpe el ciclo hidrológico e impide el proceso de la transpiración, por lo tanto no llega agua a la atmósfera. Hay baja precipitación y el nivel freático es cada vez más profundo, lo que afecta directamente a la población, ganadería, cultivos y actividades agroindustriales. Como ya tenemos el problema, hay que ver cómo se resuelve. Aunque los resultados se verán a largo plazo, sugiero estas medidas:

1. Implementar un macroproyecto de reforestación.

2. Desarrollar un programa de educación ambiental y de extensión rural.

3. Proteger las cuencas hidrográficas, para evitar su deterioro.

4. Suspender la tala legal.

5. Establecer viveros con plantas nativas, según su zona de vida.

6. Establecer estrategias de alimentación animal. El Instituto de Investigación Agropecuaria de Panamá tiene mucho que aportar.

7. Implementar sistemas de cosechas de agua.

Para este magno proyecto, el Ministerio de Ambiente y el Ministerio de Desarrollo Agropecuario deben unir esfuerzos y recursos técnicos e invitar a los gremios profesionales y a las asociaciones de productores para planificar las acciones a tomar de manera inmediata.

El gobierno debe declarar a Azuero como una “zona de emergencia”, y enfilar sus recursos para aliviar la situación.

Hay que recordarle, tanto a los productores como a la población, en general, que cuando uno es parte del problema también debe constituirse en parte de la solución. De tal manera que la solución del problema se tiene que hacer de manera mancomunada, solo así se podrán ver mejores días.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código