DEMOCRACIA PARTICIPATIVA

Reflexionemos en un nuevo Panamá: Celia Moreno

Me sorprende, me entristece y me frustra la reacción de mis coterráneos cuando se escandalizan y señalan culpables por los saqueos, invadiendo los medios de comunicación social, pero callan frente al abuso de poder, la violación de derechos humanos, las muertes, los quemados, los heridos, los ciegos, los tuertos, el irrespeto a las instituciones democráticas, a la democracia y a la separación de poderes. Todo esto es mucho más importante, porque es mucho más profundo y socaba el fundamento mismo de nuestra sociedad democrática.

En cuanto a los saqueos, que son fenómenos de masas que ocurren esporádicamente, como explosión social, cuando en la sociedad no se le da respuesta a problemas importantes –ya que no son prioridad para los gobernantes, porque no responden a sus intereses o no le redituan de ninguna manera– son como todo fenómeno social, multifactoriales.

La psicología social, especialmente, el estudio del fenómeno de masas, nos explica con su teoría de “la percepción del control”, de William Powers, que cuando un pueblo se siente frustrado, impotente y relegado; cuando pierde sus referentes, el control sobre su devenir y la sensación de protección, querrá restaurar por cualquier medio posible esa sensación de control para –como dice Vigotsky– darle sentido a su existencia. Pienso que lo peligroso aquí es que los gobernantes no han comprendido que cuando una multitud se desata, no se tiene un control sobre ella. Infelizmente, este gobierno sigue jugando con candela, a riesgo de que todos nos quememos.

Esta crisis lo que nos ha demostrado, es que necesitamos un cambio radical de sistema político. Necesitamos cambiar de una democracia representativa a una democracia participativa y dejar atrás el presidencialismo absoluto. En efecto, la democracia representativa ha demostrado que los gobernantes, una vez electos, solo se preocupan de sus propios intereses; que los gobiernos se vuelven una partidocracia con su propia dinámica de funcionamiento; que se alejan totalmente de la visión y aspiraciones del pueblo; que incurren en actos de corrupción con demasiada frecuencia y en abusos de poder en otras. Esto, por mencionar lo más importante.

Es pues, indispensable que hagamos nuevas propuestas para instaurar una democracia participativa y crear los instrumentos para ello. Para esto necesitamos reforzar la sociedad civil organizada, que es el contrapeso real del poder; crear mecanismos de control popular; una mayor participación de la sociedad en la toma de decisiones y, sobre todo, en las iniciativas legislativas; así como mecanismos de transparencia y de vigilancia, que permitan que el poder lo ejerza realmente el pueblo.

Tal vez, debemos pensar en un sistema parlamentario o semiparlamentario. En todo caso, necesitamos cambiar la Constitución. Nos urge una asamblea constituyente originaria, ¡ya! Y nos hacemos eco del grito de los españoles: “¡Democracia real ya!”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código