NUEVA ERA

Reflexiones, sorpresas y enseñanzas: Ricardo Gutiérrez

Concluyó el importante evento que, a pesar de su corta duración, fue histórico y deja grabadas muchas enseñanzas. En primer lugar, hay que felicitar a Panamá, a su pueblo y a su Gobierno por la calurosa acogida, la impecable organización de la VII Cumbre de las Américas, en la que se destacó tanto la creatividad como la imparcialidad en cuanto al tratamiento respetuoso de las delegaciones. Salvo la breve nota discordante de riñas entre grupos disidentes y partidarios del proceso cubano y, en menor medida, entre los venezolanos, el resto dejó huellas imperecederas y lecciones útiles para los interesados en el bien de los pueblos, igual que temas y espacios para la reflexión de los verdaderos y sinceros patriotas.

La mayoría de los países con diferentes y hasta opuestas tendencias políticas, mostraron educación, criterios sinceros y constructivos, disposición a la unión, a la coexistencia y rechazo a la politiquería. Y expusieron los métodos que a su entender lograrían los objetivos perseguidos.

Las delegaciones de Estados Unidos y Cuba, dos naciones irreconciliables políticamente fueron las que dieron el ejemplo de educación, respeto, espíritu de conciliación, sin negociar ninguno de sus principios ideológicos. Esta agradable sorpresa debe llamar a la reflexión y mostrar el camino correcto de la discusión sobre bases constructivas y de respeto mutuo.

Unos pocos países (como excepción, por suerte) basaron sus discursos en reiteraciones antidialécticas, sensacionalistas, fueras de moda y de época. Unos hablando de supuestas “pruebas” que nunca presentan ni han podido probar, otros criticando acciones “prepotentes” cuando son las que más las practican contra opositores criollos. Otros supuestos “profesores de historia”, que parecen olvidar las décadas de 1940 y 1950 y que no están muy bien parados por lo hechos históricos recientes en sus patios, quisieron dar lecciones de cómo actuar basándose en enseñanzas del pasado.

Ya lo dijo Jesús cuando respondió a los fariseos, quienes para tenderle una trampa le pidieron su opinión en cuanto a apedrear o no a una adúltera, y él respondió: ¡Qué tire la primera piedra quien esté libre de pecado! Entonces, nos preguntamos: ¿Quién de nosotros puede tirar la primera piedra? La respuesta es obvia. Si en muchas décadas de odios, luchas, vidas perdidas, rencores y guerras, no hemos logrado prácticamente nada, ¿por qué no abrigar un poco de esperanza ahora, que inclusive los grandes están dispuestos a dialogar en igualdad de condiciones? Considero que esta cumbre ha tenido logros y el más importante es que ha cambiado la era de la imposición y la intransigencia, por la de la discusión sincera y la argumentación respetuosa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código