SOCIEDAD

Relativismo y ´leseferismo´ en política: Carlos Vargas Vidal

Tanto la defensa de los diferentes sistemas políticos como la indefensión religiosa nos hacen indiferentes a muchos pecados de palabra, acción y omisión. Aunque no delinquimos por ello, sí actuamos de manera irracional e inmoral. ¡Quiérase o no!

El pecado social es una ruptura con el prójimo a quien hemos ofendido, muchas o pocas veces, de alguna manera. Y es que, ¡todo lo que deteriora el ambiente moral es perjudicial para los demás! Y por más que no queramos llamarlo “pecado” lo es en un sentido religioso. Si no se quiere ver porque hay una ruptura con Dios, nuestro señor, no por ello deja de ser contrario a la ética o al sentido ético.

Cuando hay una ruptura con Dios –porque su misma esencia no permite el actuar sin rectitud o porque nos negamos a cumplir con su voluntad revelada– de hecho estamos pecando. Pudiéramos ser apóstatas, herejes, descreídos o soberbios y hasta desobedientes. Causante esto último del “pecado original” que se conoce desde antes de la cristiandad. Y así es. Hoy, al querer ganarnos la voluntad de todos pasamos de llamarles pecados veniales o mortales, a pecado grave o pecado leve. Sea como fuere, cada vez más cedemos al capricho humano y aceptamos que no existe contrariedad con el bien y la verdad. Eso es lo que aleja al ser de sí mismo. Es una ruptura con su propia realidad.

Veamos algunos ejemplos. “Todos los gobiernos anteriores robaron”. Por lo tanto, no es ilegal ni inmoral que otros nuevos gobiernos lo hagan. Esta es una consigna relativista muy usada en estos momentos de elección de Presidente y diputados. Podrán ser legales las consanguinidades o afinidades, pero son inmorales en el caso de cónyuges que corren para puestos de elección presidencial. ¡Esto sí es querer tapar el sol con la mano! Basta y sobra que “apadrine” a una persona que pueda “controlar” para que ello sea inmoral.

“Dejemos hacer a las personas” (y hasta deshacer, si es posible). Es un manifiesto muy conocido y común de los leseferistas o de quienes defienden los principios básicos individualistas de la filosofía del laissez faire. La teoría resurgió durante las décadas de 1980 y 1990, debido al monetarismo y a la economía del desarrollo, por lo que en esos años se reanudó la privatización de industrias controladas por el Estado y se disminuyó el papel del sector público. Pero, también, debemos respetar que las personas tengan negocios hasta con el mismo Barrabás, porque es su derecho.

Inevitablemente, con el enorme crecimiento de la industria, las políticas del laissez faire provocaron muchos abusos. Y ahora pedimos tolerancia. Esa que pide siempre quien quiere hacer su propia voluntad, a espaldas de los demás. Y le niega a los demás a ser intolerantes. Puede leer algo de ello en veritasprima.wordpress.com.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código