MANEJO

Religión y política: Alberto Valdés Tola

Algunos pensamos que vivimos en un país donde el régimen político tiene un matiz laico y democrático, ajeno a toda consideración de orden teocrática o monárquica que guíe el destino de nuestra contemporánea sociedad. Sin embargo, a pesar de estas presunciones, parecería que aún existen vestigios de esta práctica política en pleno siglo XXI.

Si se examina con cuidado la historia universal, se podrá percibir que religión y política nunca han estado del todo desunidas; en cambio, la influencia religiosa en las masas ha sido casi siempre el bastión ideológico legitimador de los gobernantes. En la antigüedad, la edad media y gran parte de la etapa moderna y contemporánea, la religión ha servido a la corona (rey o mandatario) y viceversa; por ende, no debe extrañar que algunos dirigentes políticos (de alto rango por lo regular) busquen el lado espiritual de los hombres, para enmarañar sus pensamientos con imaginarios ideales y sacro-populistas. Además, obviamente, esta movida política implica la deslegitimación de todo disidente, político o no, de las decisiones del ungido. Por ende, todo intento crítico y reflexivo respecto a su proceder queda denegado en el imaginario de los feligreses y demás simpatizantes del dogma. Ahora bien, toda esta suerte de teodicea (que a pesar de lo religioso busca metas muy racionales) pretende seguir bloqueando la opinión pública, en términos de profesionales de los medios de comunicación, políticos comprometidos, académicos especializados y ciudadanos críticos de su realidad social, so pretexto de que la misma es un impedimento para poder realizar políticas, proyectos, programas y servicios sociales en miras de los más necesitados (pobres extremos, marginados y excluidos sociales); lo que es, sin lugar a dudas, una falacia y, aún peor, un manejo poco leal y honesto con todos los ciudadanos, religiosos o no.

La religión, a pesar de ser una institución social, cuyo mecanismo sociológico tiene por objeto consolidar y mantener el orden social, es el templo espiritual de miles de almas que buscan explicaciones trascendentes a su existencia. Lo que significa que si un mandatario político aparece como miembro o ungido por una religión en particular o por varias (lo que es aún mejor, desde un punto de vista político), algunos feligreses relacionados al dogma pueden sentirse atraídos por su figura legitimada; al tiempo, que otros pueden percibirlo como un ejemplo de moralidad incuestionable. Esto llevaría, irremediablemente, a una domesticación de la opinión pública ciudadana, que es el verdadero estandarte de la democracia.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código