ADMINISTRACIÓN PÚBLICA

Rendición de cuentas: Dallys Kaa de Palma

Para los estudiosos en administración pública no es nada nuevo incursionar en el renglón de la rendición de cuentas, si partimos creyendo que es necesario informar sobre la labor o el trabajo solicitado, efectuado y cumplido.

Confucio o Kongfuzi (Qiu), 500 años a. C., quien fue desde muy joven un administrador público, nos ha dejado como legado que:

1. Todo debe hacerse sin sobrepasar los límites.

2. No hay respuesta definitiva a una pregunta, ¿cómo decir sí o no?

3. La naturaleza de la gente es similar, pero sus hábitos son diferentes.

Si atendemos estas históricas premisas nos servirán como criterios de medición y de apoyo para una rendición de cuentas efectiva sobre el ejercicio de la labor realizada. Teóricamente desde 1964 se ha incursionado en la administración o dirección por objetivos, luego en gestión o administración por objetivos, y finalmente en la administración por resultados; todas ellas con el mismo enfoque. Palabras más, palabras menos, el planteamiento es el mismo.

¿Cómo vamos a rendir cuentas? ¿Cómo se hace una rendición de cuentas? ¿Cuáles son los parámetros a seguir? Cuando se encomienda una tarea y no se tienen claros los criterios se debe investigar; es por ello que ante esta se debe poner todo el empeño. En la administración existen formas para evaluar y medir. El interés que se tenga para la realización dentro de los parámetros que se utilizarán a través de los ratios, indicadores o razones financieras.

La administración pública ha ido creciendo, la estructura de gobierno ha variado y consecuentemente, la cantidad de colaboradores que ingresan al sistema, y con ello, los pagos por sus servicios. Independientemente del trabajo que se hace hay que rendir cuentas. Estar abiertos a las críticas tanto constructivas o negativas porque de todas ellas se aprende. Eludir, evitar o sencillamente no rendir cuentas a la sociedad enturbia la tarea que se realiza. La palabra convence, el ejemplo arrastra y el Estado no trabaja de la lógica de la vocación; las instituciones, sí. Trabajar en equipo enriquece y amplía el conocimiento.

¿Por qué pensar entonces que poseemos la verdad y que somos los dueños de ella? ¿Qué es lo que nos lleva a pensar que somos los únicos que tenemos iniciativa para llevar adelante proyectos cualitativos o cuantitativos? No importa la suma o monto asignado en cada proyecto, se debe responder por todo lo gastado, por todo lo invertido.

La verdad nunca se extingue, el fenómeno siempre nos relata algo bueno; basta con repensarlo, y la rendición de cuentas es una de ellas, obligante y pertinente. Por tanto, acostumbrémonos a la preparación y redacción de informes parciales y finales, incluyendo las evidencias que sustentan la labor realizada, la sociedad lo pide y lo exige. Debemos recordar siempre que el administrador es un siervo y no un amo y estamos para servir a la administración pública y no servirnos de ella.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código