ALERTA: Sinaproc informa que los niveles del río Juan Díaz empiezan a bajar.

ABUSO DE AUTORIDAD

¿Requisas o desquicios policiales?: John A. Bennett N.

El preámbulo de la Constitución panameña es claro al señalar la necesidad de garantizar la libertad, exaltar la dignidad humana, promover la justicia social, el bienestar y tal. Pero, ¿cómo garantizar libertades fundamentales por intermedio de la arrogancia de autoridades autoungidas de poderes que exceden con creces la letra y alcance de la norma y el sentido constitucional?

¿Qué dignidad puede tener un pueblo cuyas autoridades pueden infringir el libre tránsito y aducen que con ello nos “protegen”? ¿Acaso no entienden el significado de lo que es “dignidad humana”? ¿Qué tan digno es ser detenido y manoseado por policías cuyas facultades no están por encima del resto de los ciudadanos?

Los policías no son la “autoridad”, sino ciudadanos que hemos empleado como celadores del orden, que asisten a las autoridades en las funciones que la Constitución les asigna, faculta y constriñe; de manera que si un ciudadano no puede detener, y menos requisar a su antojo, tampoco lo puede hacer el policía. Este, igual que el ciudadano, está facultado para detener a quien sea sorprendido en flagrante comisión de un delito o falta. Pero nadie puede detener a otro, si no existe duda razonable de la comisión de un delito o falta; como sería el transporte ilegal de explosivos o manejo desordenado.

Por supuesto que a muchos funcionarios les resulta chévere extralimitarse, porque ello les facilita el trabajo. Y ni hablar de que también les hace sentir más poderosos. Seguramente que a los comerciantes también les sería bueno agarrar a quien pasa por su negocio y forzarlo a entrar y comprar. ¿Acaso no es lo mismo? ¡No!, dirá el policía, pues nosotros estamos cuidando sus vidas. Pero igual podría alegar el comerciante que vende chalecos salvavidas o vitaminas. La verdadera gracia del buen policía y de la buena autoridad está en hacer su trabajo sin infringir las leyes, lo mismo que un buen cirujano extirpa un cáncer de próstata sin afectar la virilidad del paciente.

Desdichadamente, en estos predios en donde aún deambulan las ánimas de difuntos monarcas españoles, los ciudadanos parecen ocupar escaños inferiores a los de los acólitos de la realeza. Por ejemplo, si vives en un barrio de primera o conduces un carruaje chapado en oro, por lo general, no estás expuesto a las endémicas requisas de los marginales; y ni hablar si perteneces a la Cosa Nostra, legalizada o no. Y no es que pretenda negar las facultades que tienen las autoridades para montar retenes y efectuar requisas cuando ello sea necesario; el asunto está en hacerlo con inteligencia y sin violentar y denigrar.

Entonces, en cuanto a la demanda de inconstitucionalidad interpuesta por el abogado Álvarez Torres, va siendo hora que la sociedad despierte y apoye la sensatez del demandante, si no es que procuremos el retorno a los regímenes de turbas gorilescas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código