DERROCHE

Reyes, príncipes y Patria: Amarilis A. Montero G.

Nos llegaban noticias del nacimiento de un nuevo miembro de la realeza británica. Los reportes sobre las incidencias del acontecimiento real se mezclaban con la primera visita del papa Francisco a Brasil, para la Jornada Mundial de la Juventud. La monarquía y la Iglesia católica concentraban la atención del mundo.

Entre los pensamientos de “cunas de oro” para un príncipe y las palabras de humildad y compasión hacia los pobres del papa Francisco, los panameños teníamos un relato de ostentación entre la pobreza. Patria Portugal, separada del cargo de defensora del Pueblo, protagonizaba una historia de excesos y acusaciones de malos manejos administrativos. La ahora poco defendible Defensora alega que existe un complot en su contra para manchar su nombre y reputación. La procuradora Ana Belfon presentó los cargos ante la Corte Suprema y, una vez fueron admitidos, Portugal fue reemplazada por el abogado Javier Mitil (a quien la propia defensora separada había destituido).

La gestión de Portugal fue blanco de críticas cuando se dio a conocer que concedió una partida de 250 mil dólares para la creación de la página web de la institución. También se encontraron otros pagos exorbitantes. Se compraron bolígrafos en 150 dólares cada uno, sofás Ralph Lauren de 3 mil dólares para su despacho y 10 sombreros de 200 dólares cada uno. No podemos dejar por fuera la flamante camioneta Lincoln Navigator de 87 mil dólares que tenía a su disposición. Todo esto sucedía bajo la ausencia de fiscalización de la Contraloría General de la República, ente que debe regular el uso correcto de los fondos del Estado. Aunque parezca escandaloso, reprochable y delictivo contra el Estado, la reacción del presidente, Ricardo Martinelli, me hizo pensar que aquí no estamos ante “princesas” que viven en sus castillos. Aquí hay “reyes” rodeados de riquezas mucho más grandes de lo que imaginamos. El presidente Martinelli dijo, sin asomo de sorpresa, que Patria Portugal no tenía tantos lujos. Hay otras instituciones y otros funcionarios con más lujos. Y le creo, porque estamos ante una administración que no oculta el sobrecosto y los negociados.

¿Cómo vamos a olvidar la historia de los radares, las adendas a los contratos de construcción de obras civiles, las concesiones y permisos millonarios a “proyectos” mineros, desarrolladores urbanos, estatuas suntuosas y demás? Y si el dinero corre y se reparte, ¿quiénes se quedan con estos fondos? Los parientes y amigos se hacen presentes cuando el dinero abunda y nadie controla. Es la combinación ideal: mucho dinero y nada de control fiscal. Si la Contraloría ha dejado pasar todas estas irregularidades, en mi opinión, la contralora debía haber sido citada a rendir informes de estos contratos. Un silencio absoluto prevalece por esas instancias y es como un grito para los ciudadanos decentes porque solo se escucha: “No controlamos; nos controlan”.

Tal vez Patria Portugal es solo un pequeño ejemplo de la falta de fiscalización que impera en el gobierno actual. Tal vez sea una víctima, como dicen algunos. La verdad es que este país no puede continuar con funcionarios corruptos que intensifican la pobreza de un pueblo. Y es así que en este pequeño país tropical vamos a tener reyes, príncipes y princesas de la corrupción. Seguirán bailando la “danza de los millones” entre la pobreza de muchos. Su reinado seguirá hasta que los ciudadanos con conciencia cívica determinen que el rey de un país es un pueblo soberano y digno. @a¬_monterog

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Ago 2017

Primer premio

0 2 7 4

DDDC

Serie: 24 Folio: 6

2o premio

4193

3er premio

9820

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código