Mañana: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá

JUSTICIEROS ANTICORRUPCIÓN

Rousseff y los nueve samuráis: José A. Friedl Zapata

Rousseff y los nueve samuráis: José A. Friedl Zapata Rousseff y los nueve samuráis: José A. Friedl Zapata
Rousseff y los nueve samuráis: José A. Friedl Zapata

El destacado periodista e historiador polaco Ryszard Kapuscinski afirmó en una oportunidad que el trabajo de los periodistas no consiste en pisar cucarachas, sino en prender la luz para que la gente vea cómo estas corren a ocultarse. Hoy en día en el escenario político de Brasil son muchas las cucarachas que corren a ocultarse luego de que un pequeño puñado de valientes fiscales, abogados y jueces decidieran abrir la caja de Pandora que contiene una terrible corrupción, sin paralelos en la historia del país, y que envuelve no solo a la presidenta Dilma Rousseff, sino al mítico populista Lula junto a parte de la cúpula de su partido, contaminando así a miembros de la dirigencia política, empresarial e intelectual del país.

Las cifras de la corrupción que se manejan son realmente increíbles. Solo del escándalo que involucra a la empresa estatal de petróleos Petrobras se calcula que los dineros pagados por sobornos entre los años 2004 y 2012 podrían situarse en unos 33 mil millones de dólares. Estos sobornos terminaban en manos de senadores, diputados e industriales y han financiado en gran parte las campañas electorales de Lula y Rousseff. Es tal la gravedad de la situación que hoy la Presidenta tiene una aprobación de tan solo el 7.7% y no se descarta que en el parlamento se logre un impeachment en su contra y tenga que dejar su cargo. El desprestigio de los políticos gobernantes es de tal envergadura que por las calles se habla de ellos, despectivamente y en jerga popular, como pixulecos, es decir, como coimeros y ladrones.

¿Y cómo sucedió este giro radical de la opinión pública frente al Gobierno? Un factor determinante ha sido y es la actuación de un pequeño grupo dentro de la justicia brasileña que, de forma tenaz y corajuda, se ha enfrentado al corrupto poder. Está bajo el mando de un joven juez federal de tan solo 42 años, Sergio Moro, que supo reunir en su entorno a un excelente equipo de nueve fiscales en una fuerza de lucha contra la corrupción.

Moro, juez federal de Curitiba, está especializado en temas de lavado de dinero y corrupción. Es considerado un juez metódico, reservado y de bajo perfil. Estudió en la universidad de Harvard, donde se especializó en crímenes financieros, y su equipo de nueve fiscales –cuyas edades están entre los 28 y 50 años– destaca por su excelente formación. Varios de ellos, lo mismo que Moro, tienen posgrados en prestigiosas universidades estadounidenses.

Su instrumento más poderoso es la figura de la “delación premiada”, o sea la colaboración de imputados a cambio de rebajas de penas, previo a la devolución de las sumas cobradas por soborno. El resultado ha sido más que exitoso. Estos nueve fiscales hacen recordar a los samuráis del film japonés Seven Samurai, que en el siglo XVI, con su valentía y ética, supieron luchar por su pueblo asolado por una banda de malhechores, resaltando los valores del honor y la justicia.

Dentro de este equipo de fiscales mencionemos, por ejemplo, a Carlos dos Santos Lima, que trabaja como muchos de sus colegas en jornadas de hasta 15 horas bajo muchas presiones, y quien ya recibió una tentativa de soborno por 400 millones de dólares para que cerrara las investigaciones en curso. Resalta también el fiscal Deltan Dallagnol, coordinador de la famosa operación Lava Jato, quien logró que se investigara a 50 legisladores federales, parte de ellos ya condenados.

La labor del juez federal Moro y sus nueve samuráis no es nada fácil, más aún teniendo en cuenta que la Suprema Corte de Justicia, luego de 12 años de gobiernos populistas, está compuesta por 10 jueces, siete de los cuales son partidarios de la Presidenta. A esto se suma que el propio ministro de Justicia, José Eduardo Cardoso, es miembro del Foro de Sao Paulo y, por lo tanto, apoya a Dilma.

El camino para la formación de una verdadera República en Brasil está lleno de escollos, pero al menos una parte de la justicia y una parte de la prensa han logrado ya –como dice Kapuscinsky– prender la luz para que el pueblo vea cómo las cucarachas corren a ocultarse.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código