SOCIEDAD

Rumbo al primer mundo: Anabella Dex

La pregunta del millón es: ¿qué viene antes, el huevo o la gallina, las obras de infraestructura o la educación de la gente? Dejemos que los intelectuales la discutan a perpetuidad. Lo cierto es que en los países que consideramos del primer mundo la población goza tanto de un alto nivel de educación como de una infraestructura adecuada para su desarrollo.

No piensen que estos países primero fueron premios Nobel de literatura o de la paz y luego comenzaron a construir carreteras, autopistas, puentes, todo tipo de medios de transporte, escuelas, parques, etc. La historia de muchos está llena de horror y decadencia humana, pero salieron del hueco con el esfuerzo colectivo, deponiendo odios del pasado y tratando de hacer lo mejor, poco a poco, en beneficio de todos.

¿Tenemos en Panamá ese sentido de colectividad? ¿Sabemos qué es el bien común o nuestra vida en un tinglado en el que cada quien hala para su propia esquina?

Nosotros vamos felices a Panamá, incluso con amigos extranjeros que quedan maravillados de todo lo que se construye en un país tan pequeño, todo a la vez, por todos lados, y ni hablemos de los trabajos de expansión del Canal. Para nosotros está claro que sin medios de transporte modernos y eficientes, sin carreteras, puentes y un Canal competitivo no vamos para ningún lado, porque no habría ni un centavo para invertir en nada, mucho menos en educación. Un país sin una infraestructura adecuada no puede funcionar a ningún nivel. Parte de la prosperidad de los países se debe, efectivamente, a la infraestructura de que disponen.

Indiscutiblemente los proyectos deben ir acompañados de inversión masiva en educación. Este es otro aspecto fundamental del desarrollo. Parte del problema es que la educación, como no se puede ver, medir ni valorar de inmediato pareciera no ser urgente, pero sí lo es. Para empezar, ninguna obra de infraestructura se puede mantener y mucho menos mejorar sin gente capacitada. Tampoco hay crecimiento económico sin gente capaz que lo lleve adelante.

Los resultados de la inversión en educación se pueden ver y valorar únicamente con el tiempo. El que tiene hijos sabe esto perfectamente bien. Una población educada empieza a funcionar de manera diferente, sale del tinglado y se pone a trabajar para el bien común. El día que eliminemos el “juega vivo” que nos tiene encadenados al subdesarrollo mental, se acabará la mayoría de los problemas que nos impiden ingresar al primer mundo.

Con esa visión de colectividad contaremos con mejor infraestructura, justicia y confianza entre nosotros y en las instituciones, no robaremos lo que otro trabajó sino que trabajaremos lo propio, ni difamaremos a diestra y siniestra. Nos convertiremos en ciudadanos del primer mundo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CUATRO APREHENSIONES Ventura Ceballos irá este viernes a audiencia

En la actualidad permanece en una celda de alta seguridad, cuyo paradero no ha sido informado a la ciudadanía, debido a sus dos fugas anteriores.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código