CUÑAS POLÍTICAS

Ruta 2014: Perfil de un triste final: Anel González

La maraña de cuñas políticas publicitarias ya empezó a colmar la capacidad de los electores para tomar la mejor decisión. Al verlas u oírlas me pregunto acerca de lo que pretenden los genios de dichas cuñas provocar en mí. Si lo que busca el genio es que yo no me incline por el candidato que es vituperado, burlado o descalificado, él se equivoca. El efecto que me causa es el contrario. Pienso en el candidato o grupo que pagó la cuña. Me formo una imagen nada positiva del candidato que aprueba semejantes groserías. Cuestiono su educación, su honestidad, su integridad y sus buenas intenciones, como atributos ausentes en su persona, y estimo que no merece mi voto.

En tales cuñas no percibo absolutamente nada que se parezca a la presentación de líneas de acción estratégicas, de a dónde esperan llevar al país dentro de 5 o 10 años. El contenido es llanamente inmediato y enfocado en la satisfacción momentánea de necesidades muy específicas del votante. Apuntan a captar el voto de los más pobres y necesitados, ofreciéndoles un plato de comida a dólar, una ida y vuelta al trabajo en el Metro, más rápido y gratis, a solo un mes de las elecciones, y el blindaje de su puesto de trabajo mediante un ley hecha a la medida.

Por otro lado, los debates no han llenado ninguna expectativa. El bajo nivel de las respuestas y la falta de porte personal desdibujaron la intención de los organizadores y llenó de desilusión a todos los que se interesaron en escucharles o verles. Pero como si esto fuera poco, el Sr. Presidente de la República y su equipo de ministros, como imitando el modelo de Rasputín o de Mussolini, planearon la inauguración de un número de obras justo para que ocurrieran en este mes de abril. Esta práctica implica un profundo irrespeto a la inteligencia de los votantes, porque todas esas obras se han construido con dineros de nuestros impuestos y resulta, a todas luces, ilegal e inmoral utilizarlas para impulsar el candidato del partido gobernante.

En lo que queda de campaña seguiremos viendo el triste espectáculo de que en cada obra inaugurada, con bombos y platillos, hay sobrecostos y coimas difíciles de comprobar, por lo que quienes desaprobamos esos asaltos a la cosa pública quedamos expuestos a que se nos conmine a mostrar las pruebas. En todo caso, debería ser lo contrario, es decir, que quienes se han hecho millonarios y han comprado bienes de lujo con el pinche salario de diputados, tendrían que mostrarnos el origen su riqueza.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código