SALUD PÚBLICA

Sandalio el mudo...: Daniel R. Pichel

Cómo olvidar a Sandalio… Aquel que nunca dio bola en la escuela de medicina y que después de dar tumbos por años, encontró su espacio haciéndose gremialista. Desde entonces, Sandalio se opone a todo lo que represente cambios al estatus quo que le permitió hacerse pasar por líder de una profesión donde, quienes cumplen con su deber profesional, no tienen tiempo ni ánimos para lidiar con una banda de mediocres que ha secuestrado la vocería.

El modus operandi de Sandalio, es oponerse a todo lo que busque cambiar las cosas. Si el sistema de salud mejora y resuelve sus problemas, Sandalio no tiene razón de existir. Así, su vida depende del caos. Al final, se personifica en unos tipos que se creen Athos, Porthos y Aramis, cuando no pasan de ser Moe, Larry y Curley.

Pero es injusto generalizar, porque Sandalio no dirige los gremios médicos. Los grupos serios, las sociedades de especialidad y el colegio médico han contribuido a implementar medidas muy positivas para el país. Ya tenemos exámenes de internado y de residencias, en asociación con el National Board de Estados Unidos. Esto, a pesar de la acérrima oposición que manifestó Sandalio por considerarlo una “intromisión extranjera” o alguna payasada similar. Existe un programa de acreditación de hospitales y universidades, que tendrá como resultado la mejoría del nivel de atención. Y todo esto, sin una sola huelga, sin aspavientos y sin los escándalos a los que nos tiene acostumbrados Sandalio cada vez que abre la boca.

Ahora es la ciudad hospitalaria. En lo personal, creo que una institución de ese tipo es necesaria. Ese conglomerado de hospitales debe funcionar como centro de referencia nacional soñada sistema unificado de salud, que sigue siendo prioritario si queremos mejorar realmente la atención que reciben los panameños. Al pesar las islitas de influencia, no tiene sentido que tengamos en la capital dos hospitales pediátricos, servicios de oncología duplicados mientras no hay una instalación donde se realicen todas las cirugías cardíacas.

En todos los países se requieren centros para patologías de alta complejidad. Obviamente, el eje del sistema es la atención primaria eficiente, que se apoye en hospitales de segundo nivel, en las cabeceras de provincia, para resolver la mayoría de los casos. Pero, cuando se requiera una atención de casos complejos necesitamos instituciones que cuenten con los recursos necesarios. Por esa razón, hace sentido, que exista un centro como lo que pretende ser la ciudad hospitalaria.

Por supuesto, como en todo proyecto de esa magnitud, habrá opiniones a favor y en contra, que pueden perfectamente ser tomadas en cuenta. Lo importante, es buscar argumentos y definir medidas que permitan terminar la obra y que funcione de la manera más eficiente posible. Lo que no puede ser, es que la gente se oponga por lo primero que se les ocurra. Me ha encantado la forma como Sandalio, se nos convirtió de repente en ecologista. Su genuina preocupación porque los ñeques puedan cruzar de una a otra parte del parque metropolitano es encomiable. Su preocupación por el agua, los vientos y el camino de las migraciones de tucanes y monos perezosos debería convertirlo en activistas de Animal Planet.

Hay otros argumentos, más sensatos y que deben explicarse. La supuesta “lejanía”, es relativa. Un hospital de referencia no debe estar en sitios de tan alta densidad de población, pues se desvirtúa su función como centro para manejo de casos complejos. Si la ciudad hospitalaria se llena de resfriados y lumbalgias, no demorará en saturarse, tal como está hoy el complejo metropolitano. Además, el proyecto original incluye estaciones de Metro Bus y el Metro.

Lo triste, es que Sandalio está enfermo. Por alguna razón que no ha quedado clara, el pobre ha perdido el habla (ahora solo escribe comunicados kilométricos que vienen del lejano oeste). Ante la externalización de servicios de cirugía cardiovascular, es curioso cómo no ha dicho ni una palabra, cuando hasta hace un año, esa era la principal razón para que vociferara como un desquiciado “privatización, privatización, privatización”… No quiero pensar que le compraron su silencio con un puesto del cual no sería de extrañarse que lo saquen pronto. (Tampoco sería la primera vez que lo echan de la CSS).

La externalización tiene mucho sentido, cuando el sistema ha sido superado por la demanda de servicios. Pero el proceso, no debe permitir que haya desperdicio. A mi modo de ver, la forma correcta de hacerlo es utilizando el recurso humano de la CSS, sin tener que pagar honorarios a nadie. Así, tiene sentido como una medida para resolver la crisis. Sin embargo, si no se amplía la capacidad de cirugía cardíaca (que no puede ser hecha en cualquier hospital de forma improvisada), será imposible terminar con la mora quirúrgica. Si diariamente se indican seis cirugías y el sistema tiene capacidad para dos operaciones diarias, no importa qué se haga pero seguirán acumulándose dos pacientes diarios. No hay que tener una maestría en salud pública ni en administración de servicios de salud para entenderlo.

Esperemos finalmente se termine la ciudad hospitalaria y los médicos agremiados se sacudan a Sandalio, que detrás de la careta de eso que llaman Comenenal, ha secuestrado la vocería médica.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código