ALERTA: La vía Domingo Díaz se encuentra inundada a la altura de Brisas del Golf.​

70 ANIVERSARIO

El fin de la Segunda Guerra Mundial, ayer como hoy: Fernando Sucre M.

Cada vez que se acerca la fecha en que se conmemora la terminación de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) y especialmente cuando se trata de una década más, los medios de comunicación tienden a recapitular las atrocidades que se dieron durante la misma, con el fin de recordárnosla para tratar de evitar que se repita.

La Segunda Guerra Mundial no fue más que la continuidad de la Primera Guerra, que supuestamente habría concluido con el Tratado de Versalles, pero que al imponer fuertes sanciones al vencido lo llevaría a un estado de hambruna y desesperación, cuyas consecuencias permitirían el despertar de un nacionalismo y el empoderamiento de un partido casi inexistente en la década de 1930, el que con cantos de sirena, buena oratoria y algo de fuerza y mucha astucia se haría del poder, como ya había sucedido en Italia y Japón.

Con la llegada al poder de Adolfo Hitler, en 1933, surgen ideas encaminadas a iniciar una lucha espiritual y frontal contra los judíos e introducir en lo más profundo de la sociedad alemana una ética moral cuyo objetivo era que se pensara que los judíos eran causantes de todas las atrocidades y dificultades económicas que habían pasado los alemanes después de la Primera Guerra. Eso les permitió crear una cuasi religión para demostrar que Dios los había creado como raza superior y que, como tales, debían gobernar al mundo por designio divino. Estas ideologías penetraron exitosamente en la sociedad alemana, fueron transmitidas al resto del mundo e hicieron creer que el Tercer Reich duraría, como decía Hitler, mil años.

Bajo este nuevo concepto filosófico los nazis iniciaron prácticas de eugenesia en busca del nacimiento del humano perfecto. Además, aplicaron un sistema para asesinar a las personas con enfermedades terminales o que hubiesen nacido con alguna dificultad, bajo la premisa de que tenían un costo innecesario para la economía de la sociedad. Aunado a las persecuciones contra los judíos, idearon campos de concentración o más bien de muerte en los que perecería una ingente cantidad de personas. Sobre la base de su creencia de supremacía racial salieron a conquistar el resto del planeta, invadiendo Austria, Polonia, Holanda y Francia a un enorme costo de vidas inocentes.

¿Contra qué se peleó durante la guerra? La respuesta habitual suele ser que contra los alemanes. La realidad es otra, se luchó por las libertades más básicas del individuo: de culto, de movimiento y de la vida.

¿Qué habría pasado si los alemanes hubiesen ganado? La respuesta es difícil de asimilar, pero me atrevo a hacer algunas conjeturas inimaginables. De haber sido así, hoy todos los países de Europa serían parte de Alemania, algo así como una federación. La bandera de Francia solo la podríamos ver en museos. Los judíos que hubiesen sobrevivido vivirían en asentamientos totalmente replegados o en Estados Unidos (EU), país que sin duda llegaría a un acuerdo de paz con los vencedores. La guerra fría sería con Alemania y no con Rusia. El comunismo sería una ideología del montón y sin impacto importante en el resto de los países. La capital del poder político y económico se ubicaría en Berlín. Palestina no estaría en disputa con Israel. Los países del África serían colonias alemanas. Alemania hubiese puesto al primer hombre en la Luna. Recordemos que el inventor del cohete fue el científico alemán Wernher Magnus Maximilian Freiherr von Braun, que al finalizar la guerra se entregó a los estadounidenses y los ayudó a desarrollar los cohetes que llevarían al primer hombre al espacio y a la Luna.

Los territorios del Pacífico estarían en manos de los japoneses y hasta, tal vez, parte del oeste de EU. Las religiones, en especial la católica, habrían sufrido un cisma eclesiástico con una nueva corriente ideológica basada en la superioridad de la raza, y según esta los vencedores serían los pueblos escogidos por Dios para gobernar. En el caso de Inglaterra, estaría aislada y con sanciones económicas y comerciales.

No hay guerra buena, por ello cuando pensemos en estos 70 años de triunfo, dediquemos un momento para recordar a aquellos hombres, mujeres y niños –hoy desconocidos– que dieron sus vidas por la libertad. Sobre todo, veamos la lección universal y comparemos el ayer con el hoy, observando con sutileza la invasión de Rusia en Ucrania o el dominio económico que Alemania ejerce sobre el resto de los países de Europa.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código