REFORMA ELECTORAL

¿Segunda vuelta o emboscada política?: Rubén Darío Paredes

El martes 2 de agosto, en ejercicio democrático y armonioso, en el corazón de la mesa tres, y después de dos largas sesiones, el consenso que predominó fue el de rechazar la incorporación de la segunda vuelta en el proyecto de reforma constitucional.

De este hecho derivaron titulares y un comunicado enérgico y retador, divulgado en los principales medios, en el que Cambio Democrático emplazaba, de manera frontal, al panameñismo por el incumplimiento de los compromisos políticos acordados sobre esta materia, toda vez que el representante del panameñismo en nuestra mesa se abstuvo de emitir su voz de consenso o disenso. El jueves 11 de agosto, nuestros compañeros del oficialismo en la mesa, recurriendo a las normas vigentes en el reglamento de la concertación y administración de este trascendental simposio, lograron pedir la revisión y la votación definitiva de esta polémica norma electoral a finales de este mes. La segunda vuelta forma parte, junto al tema de la reelección presidencial, de las propuestas emblemáticas del Ejecutivo que Cambio Democrático (CD), en la persona de la ministra Alma Cortés, introdujo en la mesa de los notables. Mientras la sesión para esta revisión no se dé, predominará el consenso del rechazo acordado.

Amables lectores, permítanme explicar lo que en el fondo propicia el gobierno. Antes, es constructivo aclarar que lo que la mesa tres rechaza no es propiamente el modelo de la segunda vuelta electoral, sino la fecha de su aplicación en el futuro inmediato. No cabe duda de que los aliados al oficialismo en la mesa ponen toda su energía y capacidad para que la norma entre a regir en las elecciones del año 2014.

Quienes nos oponemos a ello, argumentamos que, por evidenciarse un claro conflicto de intereses, falta de ética, moral y hasta visos de corrupción político-electoral (al pretender reformas para el provecho inmediato del convocante y proponente: el Órgano Ejecutivo y su partido insignia CD), lo decente, transparente, ético y moral es implementar la segunda vuelta a partir de las elecciones de 2019, de forma que no quede duda ni sospecha alguna de manipulación politiquera.

¿Por qué razón y norte, Cambio Democrático quiere que la reelección entre a regir para las elecciones de 2014? Veamos, con las reglas actuales de la mayoría simple quien acumule la cifra más alta del caudal de votos a su favor en cualquier porcentaje, sin discusión, ganaría las elecciones de manera definitiva. Esto desfavorecería a Cambio Democrático, ante la eventualidad de que en las elecciones de 2014 quede en segunda posición, a consecuencia del tradicional desgaste político y voto castigo.

Ahora, veamos la otra cara de la moneda, si para entonces se aplicara la segunda vuelta y Cambio Democrático quedase en segunda posición, esto obligaría al que obtuvo la mayoría simple, pero no alcanzó el 50% de los votos emitidos a ir a una segunda vuelta con el candidato que quedó de segundo. Pero, este “segundo” sigue al frente y manipula el presupuesto del Gobierno nacional y las influencias para atraer a otras fuerzas políticas que buscan espacios en el gobierno que surja. Naturalmente, con esta ventaja tan significativa en este ejemplo, el candidado de Cambio Democrático sería, sin dudas, el vencedor en la segunda vuelta y, en definitiva, ganaría las elecciones de 2014.

Tenga presente, amigo lector, que con cinco o más corrientes políticas en competencia en las elecciones de 2014 –PRD, el Partido Panameñista, Cambio Democrático, el Partido Popular, el Molirena y los independientes– ninguna obtendría el 50% en la primera ronda, de forma que irían a una segunda vuelta.

Aunque se comprende, pero no es moral ni correcto, que las fuerzas gobernantes tienen un margen de maniobra para tratar de mantenerse en el poder, con ello daríamos otro pésimo ejemplo de “corrupción en el poder” a nuestra juventud, a los profesionales, a los campesinos y a los trabajadores. Consideremos, entonces, la aplicación del método electoral propuesto, pero de cara a las elecciones del año 2019. Ello sería, a todas luces, transparente, ético y moral, porque quienes proponen esas reformas hoy, ya no podrían jugar al oportunismo y a la manipulación política del Estado en las elecciones, para provecho propio.

Finalmente, quedan tres instancias en las que debe surgir e imponerse la sensatez, la decencia política y la honorabilidad patriótica, son estas: los notables, el Ejecutivo, el Legislativo y, por último, el pueblo panameño en el referéndum; con sus bayonetas del honor caladas, representan la última trinchera de resistencia y custodia de la moralidad y el orgullo de ser panameños.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Jul 2017

Primer premio

0 5 6 6

AAAA

Serie: 19 Folio: 8

2o premio

6522

3er premio

2296

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código