Facebook Live: El impuesto de inmueble y el patrimonio familiar Ver más

DIÁLOGO CON RESPETO

Sentimiento y esperanza de las comunidades indígenas: César A. Carrasquilla V.

Reflexionar sobre la problemática de las comunidades originarias nos puede llevar a opiniones subjetivas, por ello, trataré de compartir las experiencias y vivencias de mis últimos 40 años.

Las comunidades indígenas se inspiran en el respeto a sus autoridades tradicionales, en su íntimo sentido de identificación con la madre tierra como fuente de vida, en la defensa de su área territorial como expresión de la defensa de su cultura y en su alto sentido de ser reconocidos como hijos de Dios, con iguales derechos y dignidad. Por ello debemos explicarnos la incidencia y gran influencia que en su momento estableció el movimiento espiritual de Mama Chi, de la comarca Ngäbe Buglé, y la sabiduría de un Nele Kantule, quienes expresaron en todo momento el respeto a la dignidad y la defensa a su cultura.

A todo ello, hemos observado con dolor, año tras año, que se les ha considerado seres inferiores a quienes se les pueden violar todos sus derechos e imponerles normas y prácticas que entran en contradicción con sus patrones culturales.

Los resultados de dicha política son que convivimos con comunidades indígenas sin servicios básicos, sin viviendas dignas, sin caminos de acceso, sin servicios de salud, sin un programa de educación que viabilice y garantice el uso de su idioma materno, y con una estructura política que origina una dualidad administrativa. De allí que podamos encontrar mano de obra muy barata (sin embargo se genera una emigración importante hacia las fincas cafetaleras de Costa Rica en busca de mejores condiciones sociales y económicas) y un alto índice de enfermedades que podrían ser minimizadas de existir los servicios básicos de salud. Aquí, no puedo dejar de destacar el buen ejemplo de Café Eleta, empresa en la que los niños indígenas no laboran y reciben mejores condiciones y prestaciones sociales y, por ello, fue premiada por la Unicef.

Soy de la opinión que muchas personas de diversos sectores políticos, profesionales y sociales han considerado que ha llegado el momento de utilizar estas condiciones para sus beneficios políticos, sin considerar los verdaderos intereses de los pueblos indígenas, especialmente, de los ngäbe buglé.

No podemos olvidar que los indígenas están enfocados en exigir el respeto a su dignidad como personas; el respeto y reconocimiento a su cultura y autoridades tradicionales; su derecho a ser tomados en cuenta para cualquiera acción técnica administrativa; su derecho a una educación bilingüe de un alto nivel académico, acorde al avance de tecnología de punta, de manera que puedan incorporarse a las exigencias de los mercados del siglo XXI; su derecho a tener acceso a los servicios de salud que exige cualquier ser humano creado por Dios; a participar en programas de desarrollo integral sostenible que permitan la utilización de los recursos naturales de manera coherente con la defensa al medio ambiente, y que produzcan beneficios reales a una comunidad empoderada de su realidad y de sus intereses. Aspiraciones y derechos humanos que son esgrimidos por organismos internacionales como la Organización de Naciones Unidas, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Los últimos acontecimientos ocurridos en el país con la comarca Ngäbe Buglé, que provocaron dos muertos y decenas de heridos, tienen su génesis en la profunda desconfianza al poder político, técnico y administrativo del Estado panameño. Todo ello origina aprensiones e hipersensibilidad, lo que representa un caudal y ebullición explosiva ante cualquier situación coyuntural.

Hoy, más que nunca, debemos asumir una posición positiva ante los acontecimientos ocurridos, a fin de crear las condiciones para recuperar la fe en las instituciones públicas; debemos demostrar que los panameños somos capaces de sentarnos a dialogar, a pesar de nuestras diferencias. Tomemos conciencia de que este hermoso país, llamado Panamá, es de todos y para todos; que las comunidades indígenas, como panameñas que son, tienen los mismos derechos a exigir respeto a su dignidad humana y respeto a sus tradiciones culturales; que la actual situación representa una bonita oportunidad para que nos sentemos, con igualdad y respeto, a evaluar de forma integral la situación minera e hidráulica del país.

Avancemos sin miedo, que Dios nuestro señor ilumina las buenas y sinceras intenciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código