Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

GOBERNABILIDAD

Sociedad civil y democracia: Franklin Castrellón

Las organizaciones de la sociedad civil suelen afrontar obstáculos en su labor cuando surgen gobiernos autoritarios. En nuestro país, la prueba crucial la tuvieron cuando la dictadura militar llegó a convertir a Panamá en un Estado criminal en el que no había justicia ni se respetaban los derechos humanos. Lo que señalo no es invención personal; está documentado en los registros nacionales y en el juicio que se hizo en EU a Manuel A. Noriega.

Cuando gobiernos autoritarios enfilan sus ataques contra las organizaciones de la sociedad civil suelen hacerlo alegando que ellas representan a grupos de intereses creados. Y que aspiran a compartir las funciones de quienes han sido elegidos para gobernar. De esta manera buscan lanzar sospechas sobre estas organizaciones para mermar su credibilidad y limitar su impacto en la opinión pública.

Aunque tanto Aristóteles (384-322 a.C) como Cicerón (106-43 a.C) ya hacían referencia a la sociedad civil, las organizaciones que la conforman surgieron hace más de 200 años, pero no fue hasta hace unos 25 que comenzaron a tener notoriedad. Son un complemento de la sociedad política, conformada por los partidos y sus activistas, y constituyen un prerrequisito para una democracia sólida. Su esfera de acción abarca desde los derechos humanos, el medio ambiente y la justicia laboral hasta la lucha contra la corrupción. Sin ellas, han señalado estudiosos de las ciencias sociales, no hay Estado legítimo.

Quizás el pionero en reconocer su valor fue el francés Alexis de Tocqueville (Alexis Charles de Clérel) quien, en su obra La democracia en América (1840) elogia el papel de la sociedad civil y la religión en el mejoramiento de la democracia y la vigencia de los valores éticos en EU. Ya para entonces, Tocqueville expresaba su preocupación por la concentración del poder en manos de gobiernos que, en nombre de la igualdad democrática, la soberanía popular y la promesa de bienestar material, ejercen un dominio despótico-paternalista sobre la sociedad civil y despojan a los ciudadanos de sus más preciadas libertades.

Pero, ¿quiénes conforman las organizaciones de la sociedad civil? Se trata de personas con intereses y/o ideales comunes, aunque no siempre altruistas. En este artículo me referiré a aquellas que agrupan a ciudadanos con profundas convicciones cívicas, que dedican tiempo, y muchas veces recursos económicos, a promover los objetivos de estos grupos, sin ánimo de lucro personal. ¿Por qué lo hacen? Porque su educación les ha permitido adquirir una profunda conciencia social y sienten la obligación de aportar su tiempo y talento a proteger los intereses de la sociedad y a combatir graves males como la corrupción.

Un estudio sobre la sociedad civil realizado por Transparencia Internacional de México (www.transparenciamexicana.org.mx) señala que “la sociedad civil obtiene su legitimidad del fomento del interés público, y de allí su preocupación por los derechos humanos, la salud, la educación y, por supuesto, la corrupción”. Los protagonistas de la corrupción suelen ser el gobierno y el sector privado, mientras que la víctima es la sociedad por la vía del deterioro de los servicios públicos y el medio ambiente, la denegación del acceso a costas y playas y el sobrecosto en obras públicas. Al respecto de este fenómeno tan enraizado en nuestra América Latina, la sociedad civil se ha concentrado en exigir a los gobiernos y sus funcionarios la rendición de cuentas.

En épocas de campaña, los políticos suelen coquetear con las organizaciones de la sociedad civil como vía para captar electores. El presidente Ricardo Martinelli no fue la excepción. En Cade 2006 deploró que los activistas de la sociedad civil no participaran en los partidos políticos e, incluso, en ese mismo foro sugirió que fuese esta la que escogiera a los magistrados de la Corte Suprema y del Tribunal Electoral y al Defensor del Pueblo.

Más aún, el plan de gobierno presentado al país por la disuelta Alianza por el Cambio, en el capítulo sobre gobernabilidad, proponía la participación ciudadana en la formulación de “un contrato social ideal”. Pero cuando la sociedad civil reaccionó criticando el control presidencial de los demás órganos del Estado, los crecientes escándalos de corrupción y la falta de transparencia en las contrataciones, el Gobierno respondió con ferocidad contra ella. Incluso, funcionarios que se activaron en la sociedad civil durante la dictadura y que fueron defendidos por esta hoy son sus más acérrimos críticos. Y al hacerlo, se convierten en cómplices de lo que antaño criticaron.

A falta de pesos y contrapesos en el Gobierno, el rol de fiscalización de los órganos del Estado lo han asumido, con singular eficacia, tanto los medios de comunicación como la sociedad civil. Frente a los excesos del poder político, la orientación y docencia que puedan proporcionar las organizaciones de la sociedad civil resultan fundamentales para las rectificaciones futuras y la eventual depuración de los órganos del Estado. Confío en que nuestros ciudadanos mantendrán su respaldo a la gestión de estas organizaciones. Ante el fracaso de la clase política, ¡es la única esperanza que nos queda!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código