ENSEÑANZA

Sócrates, universidad y democracia: Paulino Romero C.

Desde la antigüedad clásica hubo profesorado de enseñanza superior. Pitágoras, con la postura de una deidad metafísica, era (seis siglos antes de Cristo) el prototipo del profesor universitario que en el largo transcurso de 2,600 años, haría su aparición en todas las latitudes. Los discípulos del gran matemático no tenían derecho a interrumpirlo. Memorizaban en silencio. La cátedra era simplemente un auditorio.

Sócrates, una centuria más tarde, fue también un profesor de alta enseñanza, pero lo separa y diferencia de su antecesor el hondo espíritu democrático que él encarna con el apostolado de su vida y el sacrificio de su muerte. No fundó cátedra como Platón o Aristóteles, mas nadie conoció en la antigüedad una mayor influencia que la suya. Su método era fingir que lo ignoraba todo. Interrogaba constantemente. Si en las respuestas notaba arrogancia, se complacía en llevar al absurdo a quien así le respondía. Usaba del sarcasmo, de la fina ironía, hasta lograr siempre acosar en el ridículo a su impertinente contendor. Si, por el contrario, tropezaba con humildes o con aquellos que anhelaban saber, entonces, sin cambiar de método, hacía preguntas y les llevaba a encontrar la verdad con el esfuerzo individual, a desarrollar la propia personalidad. Lo importante para Sócrates era hacer pensar, discurrir, llegar al conocimiento por medio de la reflexión.

Oponiéndose al sistema que toma al alumno como ser pasivo, como ser inerte, en el que se incrustan y estampan conocimientos, el método socrático toma al alumno como ser activo, como ser en continuo desarrollo, que observa, que investiga, en compañía de un amigo a quien da el nombre de maestro.

Tales de Mileto –el ilustre sabio de Grecia– había formulado el principio: “Ante todo, estudia y conoce tu propio ser”. Sócrates empleó su vida entera en hacer que ese pensamiento fuera comprendido, y usó de toda su ciencia e ironía para demostrar que sin este conocimiento íntimo de la propia personalidad todo estudio quedará falseado.

Dar lecciones como lo hacía Sócrates, usando del rigor con el poderoso y de la lenidad con el débil, era un extremo peligroso. En torno suyo fue creciendo un ambiente hostil. Se llegó hasta el odio que anhela el exterminio. Nadie, sin embargo, se atrevía a atentar contra la vida del maestro. Tal era el respeto que inspiraba. Finalmente, no sabiendo sus enemigos cómo sellar aquellos labios fulminantes, inmisericordes, se le acusó ante la ley. La acusación era tremenda: menosprecio por los dioses de la República y corrupción de la juventud. Lycias, el más grande orador de aquellos tiempos, vino a ofrecerle su defensa. El filósofo rehusó. Condenado a beber la cicuta, tenía el privilegio de pedir una sustitución a este castigo. Pidió entonces a sus jueces, con desafiante ironía, que lo honraran llevándolo al Pritaneo por ser este el más alto honor que podía conferir la República. Rodeado de sus discípulos, que lloraban su partida, sonrió por última vez al decirles que su muerte era tan conveniente, como su propia vida, y apuró la copa del veneno como un brindis. Su muerte fue su última y mejor lección. El egregio filósofo es el maestro de la democracia, y sus sistemas son la médula de lo que entendemos por modernidad de la enseñanza.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código