ALERTA: El río Juan Díaz se sale de su cauce en el centro comercial Los Pueblos.

ATAQUES EN FRANCIA

Terrorismo invisible y psicológico: George Youkhadar Allis

Frente a los antecedentes históricos, las amenazas vía internet y el modus operandi, el presidente de Francia, François Hollande, confirmó este 14 de noviembre, ante los medios de comunicación, que los atentados de la noche del 13 de noviembre en París, fueron: “Un acto de guerra que ha sido cometido por Daesh [acrónimo de Estado islámico de Irak y Siria, en árabe] contra los valores que defendemos”.

De igual forma, el mandatario francés certificó que los atentados “se organizaron en el exterior, con cómplices internos”.

Estas declaraciones fueron corroboradas por el Daesh, en un comunicado colgado en internet, en el que el grupo yihadista y terrorista internacional habla de “ocho hermanos” con bombas, fusiles de asalto y cinturones explosivos, y asegura que los lugares atacados fueron elegidos “minuciosamente”, atribuyéndose así la autoría de los atentados de París, el viernes 13 de noviembre.

En menos de un año hemos sido testigos de dos atentados del grupo terrorista de índole yihadista multinacional, mal llamado Estado Islámico (EI) en París. El primero fue contra Charlie Hebdo, un semanario satírico francés, el pasado 7 de enero.

Se trata de una organización criminal multinacional, compuesta por una diversidad de afiliados de diferentes países y zonas geográficas del mundo, más que un estado, en el sentido jurídico político del término, pues a pesar de que controla ciertas áreas geográficas del territorio de Irak y Siria, no cuenta con el reconocimiento formal de la comunidad internacional de naciones, que lo avale como tal.

Por ende, darle la denominación de Estado Islámico es un error que legitima la propaganda político-religiosa del grupo terrorista que pretende ser reconocido, explicita e implícitamente, por la comunidad de naciones.

Su modus operandi y el escenario escogido para perpetrar sus ataques, obedecen a una estrategia bien conocida y sustentada en un método de reclutamiento de adeptos, vía internet, de diferentes nacionalidades y zonas geográficas. Gracias a esto, han reclutado tanto a seguidores del islam, inmigrantes islámicos provenientes de países árabes del Medio Oriente o de ciertos países islámicos no árabes, como a otros de nacionalidades y culturas disímiles.

Ya hay varios de religión cristiana, y de origen latinoamericano, estadounidense y de otros países europeos, que pasaron a formar parte de esa organización terrorista. La instrucción religiosa ya no es necesaria, así lo demuestran los mensajes divulgados en las redes sociales, del tipo: “Me importa un bledo el islam, voy a hacer mi yihad”. Los radicales prefieren vender al Estado Islámico como un nuevo Edén, en donde el dinero corre a raudales.

A veces, la radicalización “surge del encuentro entre un joven muy sensible, que se hace preguntas sobre las injusticias del mundo, y un discurso que lo transforma en salvador de la humanidad”. Como lo destacó Dunia Buzar, directora del Centro de Prevención contra las facciones violentas vinculadas al islam en Francia.

De igual forma, Hans-Georg Maassen, jefe del Departamento de Protección de la Constitución o servicio de espionaje de Interior de Alemania, alertó, recientemente, del creciente uso de aplicaciones de telefonía móvil, como WhatsApp e Instagram, para reclutar a nuevos militantes del yihadismo. Vías que están superando rápidamente a otras redes sociales como Facebook o Twitter.

El citado jefe del espionaje alemán asevera que “se usa el llamado ‘yihadismo romántico’ para trazar una cercanía virtual con individuos calificables como proclives a dejarse tentar y, a partir de ahí, ganarse su confianza”. Esto, a fin de reclutar militancia y recaudar fondos para financiar el terrorismo yihadista internacional.

La composición descrita le ha dado a ese grupo terrorista un aura de invisibilidad y de posicionamiento psicológico, difícil de detectar por medios del análisis de perfiles (religiosos, étnicos, políticos y culturales) que pudiesen delatar, con relativa facilidad y precisión, a los potenciales colaboradores e integrantes de esa organización de composición multinacional.

Este escenario representa un desafío más complejo en el ya difícil teatro militar que el yihadismo islámico ha planteado en Medio Oriente. Pues, más allá de las diferencias políticas y religiosas que, por razones de equilibrio de poder, existen entre las partes involucradas y que combaten a esa organización, como las existentes entre los Estados árabes musulmanes suníes, y los estados árabes musulmanes chiíes, y sus respectivos aliados occidentales en el Medio Oriente, el combate al yihadismo islámico requiere una estrategia integral que involucre a todas las partes interesadas, en especial a los Estados suníes y a sus líderes religiosos.

Todo esto, con el objetivo de deslegitimar a esta organización terrorista internacional frente a los potenciales cautos, de los que se nutre el mal llamado y autodenominado Estado Islámico, pues el yihadismo terrorista internacional considera que el que no comparta su visión político, religiosa y radical del mundo, debe ser exterminado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código