PESCA INDISCRIMINADA

Tiburones, mafia y soberanía nacional: Rafael Negret

En estos días, muchas imágenes noticiosas han mostrado alrededor del mundo cómo los tiburones vivos, después de amputarles sus aletas en la cubierta de un barco y lanzarlos al mar, se van hundiendo, retorciéndose, sangrando e impotentes. Son 150 millones de ellos que anualmente mueren por la pesca ilegal y cruel del “aleteo”.

Los últimos reportes son sobre los miles sacrificados ilegalmente por pescadores costarricenses en el santuario de fauna y flora de Malpelo; isla del pacífico colombiano declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, como Coiba.

Los tiburones tienen madurez sexual tardía, largos períodos de gestación y producen pocas crías, por eso, su peligro de extinción. Islas como Galápagos, en Ecuador; Malpelo y Gorgona, en Colombia; Coiba y Las Perlas, en Panamá; y Cocos, en Costa Rica, constituyen el Corredor Marino del Pacífico Oriental Tropical. Bajo el auspicio del programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente, estos países firmaron un acuerdo que nunca prosperó como proyecto de conservación y manejo de la que constituye una de las regiones más ricas en biodiversidad marina de los mares del planeta.

Los cuatro estados tienen leyes que prohíben el “aleteo” del tiburón, pero el problema común es que no se cumplen, porque las instituciones son débiles, porque no tienen recursos financieros, porque no tienen equipos, porque se corrompen por dinero, porque no hay voluntad política, porque no saben lo que pierden.

Las aletas se usan para preparación de sopas en los países asiáticos, según ellos porque “ennoblecen” y estimulan sexualmente a quienes las consumen. El precio puede llegar a $265 por libra y $90 por plato de sopa; más seguro, barato, efectivo y ético es el Viagra.

El caso de Malpelo es apenas la punta del iceberg de problemas que no se restringen al derecho de vida de los tiburones, aunque estudios sobre ecoturismo demuestran que vale mucho más un tiburón vivo que muerto. Hay problemas económicos por el robo no solo de tiburones sino de marlines, atunes, dorados y otras especies de alto valor comercial; problemas ambientales por el exterminio de especies fundamentales en el equilibrio ecológico de los ecosistemas; problemas políticos por la violación de la soberanía marítima y por el establecimiento de mafias en territorios nacionales.

Las áreas protegidas marinas son infinitamente menores a las continentales. Hoy día hay inmensas extensiones sin vida en diferentes mares del planeta por la pesca indiscriminada e ilegal. El corredor marino citado es de los últimos refugios con significativa riqueza natural y las flotas pesqueras internacionales lo saben mejor que los propios gobiernos.

De hecho están arrasando estos recursos hace varios años y como no hay ningún control ni vigilancia, el saqueo es irreparable. Revitalizar la negociación internacional sobre el corredor debe ser prioridad de los países afectados, considerando el deber patrio de proteger y manejar ese magnífico patrimonio; reserva de belleza y riqueza para las generaciones del presente y del futuro.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código