JUGADAS POLÍTICAS

Traicionando a conveniencia de otros: Sheila Mae Cummings C.

En días pasados, durante un almuerzo entre el candidato presidencial de Cambio Democrático (CD), algunos miembros de la cuestionada dirigencia del Molirena y un sector minúsculo disidente del panameñismo hicieron algunas declaraciones que motivaron el presente artículo.

En los partidos políticos, cuando obligatoriamente escogemos a los candidatos a puestos de elección, aunque simpaticemos también con los no favorecidos, se producen divisiones, hasta en los sectores más tradicionales y leales.

En el panameñismo, a la muerte de nuestro fundador Arnulfo Arias Madrid, el partido en ocasiones se dividió. Primero, con Hildebrando Nicosia, seguidos por Alberto Vallarino y Guillermo Endara Galimany; todos tachados de traidores en su momento. Después, con Juan Carlos Varela; primero, cuando al igual que muchos otros apoyó a Alberto Vallarino; y segundo, cuando conquistó la presidencia del partido, ganándose la “censura” gratuita de un sector, a pesar de sus méritos y trayectoria. Sucesivamente, estos dirigentes y sus seguidores fueron tildados de traidores, pero no olvidemos que estos miembros meritorios siempre apoyaron a un copartidario, retornando al colectivo.

Actualmente, advertimos con tristeza lo que sucede dentro del panameñismo. Primero, al romperse la alianza con CD, vemos con horror cómo son comprados descaradamente algunos diputados y dirigentes tránsfugas, y cómo otros miembros tradicionales, siempre “críticos”, se cambian por canonjías sin necesitarlo (deberían esconderse por vergüenza). Lo que sí es comprensible en aquel panameñista necesitado de su trabajo.

Igual, sistemáticamente, hay un sector que con su actuación solo pretende perjudicar la figura de nuestro presidente Juan Carlos Varela con cizañas, y ni hablar de las maquinaciones a las que se prestan para favorecer a un candidato no panameñista.

Señores, esto sí es traición, a nuestros ideales, principios, mártires y dirigentes ya fallecidos, como tíos, padres, abuelos y amigos panameñistas que lucharon por forjar un partido que se describe “como la reserva moral de la patria”.

Refiriéndonos al panameñismo, resulta increíble que un hijo de Gerardo Arias, figura apreciada y querida e hijo adoptivo de Arnulfo Arias Madrid, converse con el candidato presidencial de otro colectivo que ha hecho y sigue haciendo todo lo posible por aniquilar al Panameñista, fundado por su abuelo por adopción, a quien ese partido también catalogó de “dinosaurio”; y quienes igualmente desean utilizar el nombre que tiene, “Arnulfo Arias”, para confundir, como lo hace un grupo de panameñistas que, con sus comportamientos y falsas aseveraciones, dan pie a que nuestros adversarios sigan aprovechándose, como siempre, de la mística panameñista. Seamos sensatos, desprendámonos de rencores e intereses personales y busquemos la unión.

Por otro lado, las irrespetuosas y despectivas expresiones del presidente del Molirena respecto a miembros fundadores del partido que dirige (lo que logró con artimañas) llamaron grandemente mi atención. Al utilizar el término “dinosaurios”, entre otras expresiones, para referirse a dignos dirigentes anteriores a quienes hoy desean expulsar, tales como: Chinchorro Carles, Querube de Carles, Olimpo Sáenz (ya expulsado), Mario Galindo, Jorge Rubén Rosas y muchos más, irrespeta igualmente a otras destacadas figuras a las que se les tomó en cuenta hasta el momento de su muerte, como Arnulfo Arias Madrid, del panameñismo, y Billy Ford, del Molirena.

Hay que señalar que estos “dinosaurios”, además de méritos y trayectorias partidarias, tienen palabra, principios y valores éticos y morales que deberían practicar algunos políticos actuales.

Sabemos que cuando utilizan el término “dinosaurio” desean referirse a algo prehistórico, fuera de lugar, etc. Pero yo deseo preguntarle a Sergio González Ruiz, siguiendo su propio ejemplo: ¿Se vio en la televisión?

¿A qué especie de dinosaurio pertenece? Acaso, ¿a los grandes depredadores?

A mí, físicamente, me parece un dinosaurio con vejez prematura, con un comportamiento propio de la era mesozoica, practicando características propias de todos los dinosaurios: carentes de misericordia, raciocinio y conciencia alguna.

Seamos dignos, menos prepotentes y respetemos, sobre todo, a aquellos que políticamente deben ser ejemplo para las futuras generaciones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código