CAMBIO DE ACTITUD

Tránsito citadino: retos y realidades: Noemí Lucila Castillo Jaén

La ciudad de Panamá comienza a retornar poco a poco a su ritmo habitual después de las vacaciones de fin de año, para encontrarse cada vez con más autos y menos vías. El tráfico pesado a todas horas, los ruidos de las máquinas perforadoras, los pitos inútiles, porque alguien está atravesado en la mitad de la vía y nadie puede moverse en ninguna dirección. Más allá de esta figura, vemos una clara desobediencia a las reglas del tránsito que no me parece que deba pasar desapercibida. Veo ciudadanos a quienes las luces rojas no los detienen, hacen giros inadecuados, cruzan en doble raya, improvisan un tercer paño, se toman en una sola dirección los dos paños de una doble vía y la mayor parte de ellos, cuando cometen estas infracciones, están hablando por celular.

¿En qué momento se perdió la capacidad de seguir las reglas y normas escritas y de convivencia ciudadana? ¿Qué pasó con el respeto hacia las demás personas? Todos queremos llegar a nuestros trabajos y de vuelta a casa, de manera ordenada, no con esta agresividad, con esta falta de paciencia, a sabiendas de que muchas vías de la ciudad están en reparación y que son algunos conductores quienes con su actitud inadecuada generan más tranques de los que pudiéramos tener.

El nuevo año nos renueva el espíritu y nos trae esperanza y buenos deseos. Pero ¿cómo se alcanzan estos buenos deseos? La paz se alcanza cuando no provocamos la guerra. Una manera de provocar la paz en las calles es siguiendo las normas y expresando cortesía y buenos modales. Los próximos dos o tres años van a ser difíciles por la construcción del Metro y las ampliaciones y reparaciones en las vías. La constante será: más carros y menos vías.

¿Cómo vamos a enfrentar este reto? Pues dependerá de cada uno de nosotros y de nuestra formación ciudadana. De entender que cada día somos más. El año pasado ingresaron al país 2 millones de turistas; este año se esperan más.

Una forma realista de ver el problema es que cada uno de nosotros se autorregule; fortalezca su conciencia ciudadana, no espere el policía ni la multa; aprenda a pensar en “nosotros” y ejercite los valores de paciencia, tolerancia y de paz.

Debo decir que en este ejercicio ciudadano de solicitar espacio a otros conductores con una sonrisa, de hacer un gesto de agradecimiento, he encontrado a cientos de panameños que responden con amabilidad, que dan el paso, que ejercitan su valor y su poder ciudadano.

Si multiplicamos estas respuestas positivas, si nos preocupamos por dar ejemplos de cortesía, de amabilidad, de buenas palabras y gestos, con una muy alta probabilidad podremos contribuir a cambiar esa actitud de intolerancia y de falta de respeto entre nosotros mismos. El reto es avizorar un futuro mejor, levantarnos cada día con un compromiso de tolerancia, para convertir en realidad los valores de respeto, de convivencia y de paz.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código