APRECIACIÓN

Un fallo del Tribunal Electoral justo y, además, jurídicamente irreprochable: Mario J. Galindo H.

En entrevista que apareció publicada el 9 de agosto de este año en el diario La Prensa, me permití manifestar mi desacuerdo con la iniciativa de algunos diputados de promover la promulgación de una ley que, de haber sido aprobada, habría afectado, de distintas maneras, el resultado de los comicios recientemente celebrados para elegir a los diputados a la Asamblea Nacional.

Por las razones que esbocé en esa entrevista, afirmé entonces que, en mi opinión, las tales reformas eran, en lo atinente a los circuitos de postulación uninominal, inconstitucionales, e innecesarias en lo relativo a las circunscripciones de postulación plurinominal. Esto último porque, en mi criterio, el Código Electoral, sin necesidad de ninguna reforma, le permitía al Tribunal Electoral, mediante una interpretación armónica y razonable de distintos preceptos del referido código, resolver las controversias que se habían suscitado en los susodichos circuitos plurinominales respecto de los candidatos ya proclamados y no impugnados oportunamente, a quienes el Tribunal Electoral se negaba a entregarles sus credenciales en razón de una interpretación, a mi entender errada, del Código Electoral.

Me complace poner de relieve que, por una parte, el proyecto de ley que, en su momento, califiqué de inconstitucional y de innecesario no fue aprobado por la Asamblea Nacional y que, por la otra, el Tribunal Electoral, en virtud de dos fallos recientes, ha modificado su interpretación anterior del Código Electoral y ha procedido a reconocerles a dos candidatos a diputado ya proclamados y no impugnados el derecho de recibir sus credenciales en sendos circuitos de postulación plurinominal.

He leído con el mayor detenimiento las referidas resoluciones del Tribunal Electoral y no vacilo en afirmar que el ponderado razonamiento que el Tribunal articula para sustentar la nueva interpretación que les ha dado a las disposiciones pertinentes del Código Electoral me parece jurídicamente impecable.

En una nota periodística necesariamente breve, como esta, resulta imposible analizar espaciosamente dicho razonamiento. Por lo tanto, me limito a transcribir, literalmente, dos consideraciones del Tribunal Electoral que estimo irrefutables. Dicen así:

A. “Con relación al argumento de que el acto de proclamación no está en firme pues ha sido atacada la elección, lo que impide su ejecutoria y la entrega de las credenciales a los terceros involucrados (léase los diputados proclamados y no impugnados), es preciso anotar que, precisamente, por no haber sido estos objeto de una impugnación en su contra, es que su proclamación sí estaría en firme, pues además ya ha expirado con creces el período para impugnarlos”.

B. “Respecto al principio de congruencia, este Tribunal está obligado a ceñirse exclusivamente a la solicitud de nulidad de la elección y proclamación de elección presentada contra los candidatos impugnados, por consiguiente, en garantía del debido proceso, mal pudiere entrar a menoscabar un derecho adquirido por parte de los candidatos proclamados que no han sido impugnados”.

A la luz de las explicaciones que anteceden es inescapable llegar a la conclusión de que, tal como lo ha hecho el Tribunal Electoral, en los circuitos plurinominales el derecho de los candidatos ya proclamados y no impugnados a recibir sus credenciales no puede ser en forma alguna afectado, alcanzado, aplazado, menoscabado, cercenado o anulado por una demanda de nulidad propuesta contra otro u otros candidatos, aunque dicha demanda esté aún pendiente de decisión por el Tribunal Electoral. Ello es que, cualquiera que sea la decisión que a la postre dicte el tribunal, las proclamaciones ya efectuadas y no impugnadas, como queda dicho, no pueden ser desconocidas.

En consecuencia, si el tribunal decide anular la elección del candidato impugnado, lo procedente es celebrar una nueva elección para llenar la vacante específica que haya surgido con motivo de dicha anulación. Las demás curules de ese circuito las ocuparán los diputados proclamados y no impugnados a tiempo, a quienes el Tribunal Electoral debe entregarles sus credenciales tan pronto como confirme, como debe hacerlo, las resoluciones que acaba de dictar, en el supuesto de que estas sean objeto de un recurso de reconsideración.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código