IMPLICACIONES Y COMPLICACIONES

Tribunal de apelaciones marítimas: Enrique Alfonso Navarrete Carrasco

El Tribunal de Apelaciones Marítimas (TAM) fue creado por la Ley 12 de 23 de enero de 2009, que modificó la Ley 8 de 30 de marzo de 1982 (Código de Procedimiento Marítimo), siendo luego reunida toda la normativa en un texto único (Gaceta Oficial 26322 de 13 de julio de 2009).

Este tribunal fue creado, con jurisdicción en toda la República, para conocer de la segunda instancia, con ocasión de los recursos de apelación contra las resoluciones de los dos Tribunales Marítimos de primera instancia. Sin embargo, al entrar en vigencia la ley que lo creó y el Texto Único de la Ley de Procedimiento Marítimo, no fueron implementados de inmediato, por lo que las apelaciones en esta materia continuaron siendo decididas por la Sala Primera Civil de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), hasta ese momento, el foro natural de las apelaciones en materia marítima.

El 29 de agosto pasado, el Órgano Judicial (www.organojudicial.gob.pa) divulgó una nota de prensa en la que informaba que los magistrados del TAM y dos nuevas juezas designadas en los Tribunales Marítimos de primera instancia tomaron posesión. Todos ellos fueron seleccionados desde 2012, pero no habían sido juramentados por falta de presupuesto. La implementación del TAM tiene una serie de implicaciones y complicaciones que paso a detallar:

1. Sustracción definitiva de la competencia de la Sala Primera Civil de la CSJ. Con la puesta en funcionamiento del TAM, la Sala Primera de lo Civil de la CSJ pierde competencia para resolver las apelaciones marítimas, al menos, las que llegaron a su conocimiento después de la entrada en vigencia de la Ley 12. Recordemos que le correspondía conocerlas y resolverlas con carácter temporal, porque estaba pendiente la implementación del Tribunal de Apelaciones, ya que así lo dispuso el artículo 126 de la citada Ley.

2. Pérdida del carácter final y definitivo de las resoluciones. Dado que el nuevo TAM tiene una jerarquía inferior a la de la CSJ, las resoluciones que deciden las apelaciones marítimas, a partir de ahora carecerán del carácter finalista y definitivo que antes les otorgaba la Constitución (Art. 207), que señala: “No se admitirán recursos de inconstitucionalidad ni de amparo de garantías constitucionales contra los fallos de la Corte Suprema de Justicia o sus Salas”.

Así, ahora nada impide que las resoluciones del TAM sean atacadas por la vía constitucional, lo que sin duda viene a engrosar el trabajo del pleno de la CSJ como máximo órgano de control de la constitucionalidad. Sobre este punto, creemos oportuno resaltar que la Ley de procedimiento marítimo no regula el recurso extraordinario de casación, con lo cual las resoluciones que deciden las apelaciones no están sometidas a este control.

3. Designación de sus integrantes. Para ocupar los cargos de los tres magistrados que integran el TAM fueron designados los dos jueces marítimos. Ascenso que nos parece acertado, tratándose de dos servidores públicos con más de 10 años de ejercicio administrando justicia, resolviendo conflictos sobre asuntos relacionados con el comercio, tráfico y transporte marítimos, lo cual otorga a los justiciables una garantía, en cuanto a la experiencia de los juzgadores.

4. Falta de designación del magistrado suplente único para los tres principales: Con la designación y ascenso de los jueces marítimos al Tribunal de Apelaciones, estos no podrán conocer en segunda instancia de los procesos que ya conocieron en primera instancia. Ello provoca una inevitable cantidad de impedimentos que, sumados a otros y a recusaciones, hacen ineludible e imperante la designación del magistrado suplente, permanente y único. El cargo fue creado en el Art. 5 del Texto Único de la Ley de Procedimiento Marítimo, por lo que es necesaria su pronta designación, para que participe como ponente o integre la sala de decisión en todos aquellos procesos en que los jueces ascendidos estén impedidos. Preocupa que la CSJ omitiera designarlo, tomando en cuenta la gran cantidad de impedimentos previsibles y que, de seguro, complicarán la actuación pronta y oportuna que debiera tener el Tribunal de Apelaciones.

5. Los emolumentos y sus efectos en el sistema judicial. El Art. 6 del Texto Único señala: “Los magistrados del Tribunal de Apelaciones Marítimas, devengarán iguales emolumentos que los ministros de Estado y tendrán los mismos derechos y prerrogativas de los magistrados de los Tribunales Superiores”. Hoy los magistrados de los Tribunales Superiores devengan emolumentos equiparados a los viceministros y no a los ministros de Estado. Lo curioso es que la disposición legal señala que los magistrados del Tribunal de Apelaciones tienen los mismos derechos y prerrogativas que los de los Tribunales Superiores.

Lo anterior implica que los magistrados de los Tribunales Superiores, tanto de la jurisdicción ordinaria como de las especiales, cuya función habitual es conocer y resolver recursos de apelación, y donde el volumen de trabajo es muy superior al de la justicia marítima, de manera legítima, válida y justificadamente podrán solicitar una equiparación. Esperemos que con la puesta en funcionamiento del TAM, se adopten los correctivos para su buen funcionamiento y que se cumplan las expectativas esperadas por la comunidad de litigantes “maritimistas”, que se administre justicia de calidad, en forma eficiente, pronta y oportuna, lo cual sin duda redundará en beneficio de nuestro país como centro mundial de servicios marítimos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código