SOCIEDAD

‘Tutifruti’: J. Enrique Cáceres-Arrieta

‘Tutifruti’: J. Enrique Cáceres-Arrieta ‘Tutifruti’: J. Enrique Cáceres-Arrieta
‘Tutifruti’: J. Enrique Cáceres-Arrieta

A medida que se acercan los días en los cuales escribo un artículo de opinión para los lectores de La Prensa, incontables temas vienen a la mente. No pocas veces he confeccionado listas de posibles asuntos para compartir. Hoy traigo algunos que considero sobresalientes: el metro capitalino, falta de agua, gratuidad de la salud, agresividad del conductor promedio, matanzas de religiosos en regímenes islámicos, corrupción; en fin, un sinnúmero de cuestiones en tan poco espacio.

El Metro. Ese vehículo de transporte masivo ha sido de gran bendición para miles de panameños y residentes en la capital. He sido beneficiado en gran manera. Ya se quedó pequeño, empero. En horas pico se viaja como sardina en lata. Es preciso añadir vagones y aumentar las horas de funcionamiento. Toca educar en cuanto a no tirar basura en sus instalaciones. Las 10:00 de la noche es demasiado temprano para un sinnúmero de personas que trabajamos tarde. Es indudable que el gobierno anterior tuvo visión al emprender un medio de transporte tan imprescindible en una metrópoli como Panamá.

Falta de agua. Es imperdonable que tantos panameños tengan que cerrar calles (violando disposiciones jurídicas) para que las autoridades les atiendan (con demagogia) en demanda de agua para vivir como seres humanos. Al Gobierno debería darle vergüenza tal exigencia social. ¿Por qué? Porque es un deber proveerla. El problema es de arrastre, pero quien llega a las riendas del Estado se compromete constitucionalmente a fin de que haya agua y otros servicios vitales en todo su territorio. Podemos vivir sin automóvil, teléfono móvil, luz, nevera. No se puede vivir sin agua. ¿Cómo es posible que un país tan pequeño y con tan pocos habitantes tenga problemas de falta de agua potable? Percibo mala planificación y desidia de los “políticos”. Además, la comercialización de agua embotellada (¿es realmente potable?) es un negocio que enriquece a pocos. No extrañaría que fuesen los mismos que acumulan las riquezas del país. Sería bueno investigar si hay relación entre la escasez y desmejoramiento del agua potable y el incremento de agua embotellada en el mercado.

La gratuidad de la salud. “Prohibido enfermarse” pareciera ser la consigna para los que menos tienen. La salud es negocio sumamente rentable. Si no tienes recursos, o lo que en derecho civil es llamado “patrimonio de alto valor pecuniario”, te mueres. No habrá ambulancia, médico ni hospital que te atienda. ¿Exagero? Desgraciadamente no. Solo el Santo Tomás da facilidad de pagar lo que puedas. ¿Y si no puedes? Veamos: “Es función esencial del Estado velar por la salud de la República. El individuo como parte de la comunidad tiene derecho a la promoción, protección, conservación, restitución y rehabilitación de la salud y la obligación de conservarla, entendida esta como el completo bienestar físico, mental y social”. Gracias a Dios por la Caja de Seguro Social; sin embargo, temo, nos estamos quedando sin ella. Ha sido víctima de mayúsculos desfalcos y pésimas administraciones. ¿Y los responsables? ¡Bien, gracias!

Anhelo conducir bicicleta por las calles de mi ciudad. No lo hago por conductores que manejan cual dementes bajo la mira-da cómplice e inepta de la Autoridad del Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT). La ATTT es una de las instancias con la posibilidad de recaudar mayor cantidad de dinero extra para operar. Es probable con solo sancionar a conductores que manejan a altas velocidades y a otros que recurrentemente violan el Reglamento de Tránsito. ¿Cuándo se dignará la ATTT a pintar las líneas de seguridad peatonal? En la entrada de vía Brasil con vía España, por ejemplo, colocaron un semáforo para peatones pero sin colocar las respectivas “cebras”. Señores de la ATTT, allí el conductor promedio se pasa la luz roja. No esperen atropellos y muertes para actuar. Los servidores públicos son responsables, entre otras causas, por omisión de sus funciones.

Cientos de religiosos están siendo asesinados por extremistas religiosos por profesar otra religión. Ha habido matanzas en Medio Oriente, África, Asia. ¿Será que su vida no vale como la de los comunicadores asesinados en enero en París? Aparentemente no. No he leído un solo artículo de opinión de los criticastros criollos de la religión. Después se vanaglorian de ser “humanistas” y “mesurados”. Hay quienes cuelan el mosquito, pero se tragan el camello. Sufren estrabismo moral e intelectual.

¡Enhorabuena! El Ministerio Público se reencontró con la investigación a delincuentes de cuello blanco. No caigamos en la trampa de que el gobierno anterior inventó la corrupción. Sin duda, sus escándalos y deshonestidad fueron mayores que los de los gobiernos en “democracia”. Mas corrupción ha habido antes, durante y luego de la dictadura militar. Las arcas públicas han sido asaltadas por politicastros y sus allegados. De ahí que hoy no pocos panameños no tengan agua, se acuesten con hambre y otros vivan en las calles, abandonados por familiares y un Estado indiferentes. Debe ser que carecen de la dignidad con la que nace todo ser humano y que consagran nuestra Constitución y las leyes. De la letra al hecho, hay mucho trecho. Sencillo. @earrieta

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CUATRO APREHENSIONES Ventura Ceballos irá este viernes a audiencia

En la actualidad permanece en una celda de alta seguridad, cuyo paradero no ha sido informado a la ciudadanía, debido a sus dos fugas anteriores.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código