SALUD Y EDUCACIÓN

Urgen modernos y eficientes modelos de gestión: Enrique Alemán

La mayoría de los panameños que económicamente están clasificados como clase media se sienten pobres. A duras penas le alcanzan sus ingresos para mantener un estilo de vida digno. Esta percepción es alimentada por la realidad de que a sus hijos solo les pueden ofrecer una educación pública muy deteriorada, que no alcanza los niveles de la educación privada. Además, los servicios de salud a los que pueden tener acceso aunque resuelven, lo hacen de manera ofensiva y marginadora.

Urge una política de Estado orientada a 20 o más años, tanto en educación como en salud. Las políticas a corto plazo solo serán parches que mantendrán al sistema funcionando, pero de forma deficiente. Panamá se encaminará a ser un país de primer mundo, si seriamente nuestro Presidente actúa como estadista y tiene el coraje, el liderazgo y la visión de dejar establecido un acuerdo que le sobreviva a él y a los dirigentes gremialistas sobre la manera en que conduciremos la educación y la salud para las próximas generaciones. De no hacerlo, serán otros cinco años perdidos, quizás con promesas de crecimiento económico, pero que seguirán acrecentando la brecha de clases. Solo con educación y servicios de salud de excelencia, a nivel público y privado, se podrán proporcionar las herramientas a los panameños de todas las clases socioeconómicas para que puedan forjarse un futuro promisorio.

Los subsidios son consuelos clientelistas que más bien contribuyen a perpetuar la dependencia de que alguien me resuelva mis problemas, y que no sea yo quien, adecuadamente preparado, los resuelva.

En el quinquenio pasado, el presupuesto del Estado aumentó a un ritmo aproximado de un billón de dólares al año, llevándose la salud y la educación el 10% de ese presupuesto, cada uno. Es decir, ambos el 20% del presupuesto anual de la nación. ¿Estamos todos más contentos? ¿Hemos mejorado la calidad de la educación y de la salud? ¿Están satisfechos los educadores, los proveedores de salud con las instalaciones, con la manera que laboramos? La respuesta obvia es no.

Más que un asunto económico o de infraestructuras, se trata de un modelo de gestión caducado. Lamentablemente, perdimos las décadas de 1970 y 1980, pues la dictadura militar, al censurar las libertades políticas en el país, convirtió a los gremios de la educación y la salud en entes políticos que lucharon para mantener su autonomía moral y profesional. Pero ya pasaron otros 20 años y nuestros gremios no pueden mantenerse anclados en el pasado, con el temor de perder las conquistas gremiales o su autonomía, ante las nuevas exigencias promovidas por las leyes del mercado y el consumo.

De todo lo expuesto, lo que realmente preocupa es la decisión, la capacidad, el deseo de forjar nuevos, permanentes, modernos y probados modelos de gestión de salud y educación. Antes de que nos demos cuenta, estaremos otra vez en la desgastante campaña electoral, y lo importante y urgente quedará postergado, una vez más.

No podemos seguir como estamos. Es imposible. O surge un liderazgo, con amor de patria, con visión de futuro, no electorero ni de intereses personales, que logre consenso de las partes involucradas y que proponga un proyecto de Estado en educación y salud, libres de los normales vaivenes políticos temporales, o seguiremos condenados a seguir siendo un país de pobres, no solo económicamente, sino, peor aún, en aspiraciones, cultura y salud.

Señor Presidente, gremios de la educación y la salud, hay que proyectar este país mucho más allá de sus cortos períodos de gobierno y poder. Logren un proyecto de Estado consensuado, independiente de los avatares temporales partidistas y de intereses individuales. Sean recordados como los que iniciaron la modernización de nuestra nación y condujeron a las futuras generaciones a vivir en una sociedad desarrollada. Por favor, ofrézcanle al país las reformas urgentes y necesarias en los rubros de educación y salud. Solo una generación joven, con alto nivel de educación y salud, podrá construir el Panamá que todos soñamos y merecemos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

INTERNET Y EL SER HUMANO El olvido y la memoria, frente a frente

Michel Gondry, el genial director de cine francés, expone en su película Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (2004) la posibilidad de usar la ciencia para borrar la memoria. Para olvidar. ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código