NEGLIGENCIA

Valoremos las reservas de agua: Roberto Federico Zúñiga Alvarado

Empecemos este artículo trasladando nuestra imaginación a una realidad que viven miles de panameños. En la mañana, uno se levanta con la intención de cumplir con sus respectivas actividades cotidianas, lo que para algunos comienza con poder bañarse, y digo algunos, porque no todos tienen este derecho humano convertido hoy en un privilegio.

Es curioso que, según Global Water Partnership, estamos posicionados como uno de los países con mayores reservas hídricas en el mundo, con 52 cuencas hidrográficas, más de 500 ríos y, a pesar de esto, enfrentamos vicisitudes relacionadas con este recurso en todos los aspectos. Uno de los peores es reflejado, sobre todo, en la fuerte desigualdad en el acceso al líquido, lo que no es un mal de ahora. Siempre se ha observado a comunidades de todo el país exigiendo su derecho a fuentes de abastecimiento del líquido.

Tenemos frente a nosotros un problema de salud pública, toda vez que el agua y el saneamiento son uno de los principales motores de esta, y lo que debería estar garantizado con las instalaciones adecuadas, independientemente de la diferencia de condiciones de vida, ya que es función esencial del Estado velar por la salud de la población de la República, y consagrar el acceso al agua potable como una de las actividades primordiales en su artículo 110, según lo establecido por nuestra carta magna.

En Panamá, las instituciones responsables de velar por la calidad de este servicio son: el Ministerio de Salud, el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales, la Autoridad de los Servicios Públicos y los prestadores de servicios públicos y privados. Las que han tenido una pobre respuesta contrastado con el excelente maquillaje de sus reportes y demás.

Con los cambios climáticos, unido al pésimo manejo de los servicios públicos, productos de malas administraciones y poca conciencia ciudadana, tenemos pues una crisis preocupante que nos convierte en prisioneros de nuestras propias acciones; lo que hace surgir una interrogante lógica: ¿Cómo solucionamos estas dificultades en la conducción de nuestro recurso más importante?

Acción, el primer paso, que a su vez implica el reforzamiento de los suministros construidos, mejorados e, incluso, los improvisados, y el trabajo en conjunto con los civiles en la concienciación y monitoreo de los casos difíciles, que para su efectivo cumplimiento deberá contar con una reestructuración de los colaboradores de las diferentes instituciones y políticas públicas encaminadas a la educación y sanción de las malversaciones del recurso, desde el plano hidroeléctrico hasta el doméstico.

Es aquí cuando entra nuestro granito de arena, nuestro sacrificio, consagrar los culecos de este año, que representan alrededor de 9 millones de galones de agua, no de mala gana, sino a conciencia.

Prevención, el segundo paso, pero el más importante. Nuestros recursos hídricos están expuestos a la contaminación, a las enfermedades por el uso y consumo e, incluso, a la poca fiabilidad como fuentes, ya que los ríos están atravesando por sequías dadas las condiciones del tiempo, así como los lagos producto de la sobreexplotación.

Este tema, sobre todo, me deja con mal sabor por la actitud repetitiva de nuestras autoridades. Esto no solamente ha sucedido con el agua, tienen como costumbre esperar que el problema esté en un punto cercano a estallar para entonces actuar. Desde el año 2014, hemos tenido niveles bajos en el lago Bayano y en los embalses de Fortuna y Changuinola que dieron paso a leyes de acción, pero reprocho el que no se elevó a políticas públicas organizadas que nos hubiesen ahorrado las correderas de buscar soluciones a la ligera.

Queda en evidencia que el agua es sinónimo de vida, y uno de los regalos más preciados de la naturaleza. Tristemente, los seres humanos, en algunas ocasiones, no somos conscientes y atentamos con nuestro mayor recurso: el agua. Así que está en nosotros, en nuestros actos, preservar el vital líquido, porque si no seremos los culpables de nuestra propia destrucción.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código