ESTADO DEL PAÍS

¡Vaya, qué cambio!: Víctor Paz

Así como dicen que “las obras se ven”, también observamos otras cosas y peores. Cuando el gobierno del cambio dijo que mejoraría la calidad de vida de los panameños, pensé que la clase pobre se acercaría más a la media, no la media a la pobre.

Comenzando por el agua. Antes del cambio podíamos beberla del grifo. Ahora, ya en varias ocasiones por días, nos dicen que no la bebamos. Esta inseguridad nos lleva a comprar agua embotellada. Ocho garrafones al mes, suponen un costo de $32 dólares. Entonces, podemos decir que se desmejoró el servicio, sin embargo, tenemos que pagar más por obtener agua potable. ¿Acaso así se mejora la calidad de vida del panameño, haciendo que pague más por un producto de menor calidad? ¡Vaya, qué cambio!

Muchas veces oigo la propaganda de lo “que hace el gobierno por nosotros”. Mencionan el subsidio de gas, pero no dicen que eso no fue obra de este gobierno. Y no mencionan que ahora pagamos más por la luz (debido a la reducción en el rango del subsidio de electricidad). Sin importar que las fluctuaciones eléctricas parecen ser cada vez más constantes y los apagones ahora afectan a todo Panamá. Es decir, después del cambio pagamos más por un peor servicio eléctrico.

La mayor parte de la propaganda gubernamental gira alrededor de sus “obras”. Pregunto: ¿Qué ha hecho el gobierno por el costo de la comida? Las jumbo ferias, una iniciativa criticada en otros gobiernos (ferias compitas), tampoco representan gran diferencia para nuestros bolsillos. Al contrario, hay que formar inhumanas filas (aun bajo lluvia) para comprar productos a un precio “justo”. Como si este fuera un país del quinto mundo, en vez de la nación con “grado de inversión”, que tanto pregonan.

El precio de los alimentos ha subido terriblemente, y el gobierno de “las obras” no da soluciones definitivas para bajar o congelar el costo de los artículos de primera necesidad. Comida y electricidad más cara. ¡Vaya, qué cambio!

Mejor ni hablar del combustible ni del costo de las escuelas ni de los útiles. ¿De qué sirven las mochilas y las becas, si los niños y sus padres no comen bien? El cambio entrega la beca universal, pero ¿cómo compensa a aquellos padres que matriculan a sus hijos a las escuelas privadas? Recordemos que muchísimos, aun de pocos recursos, hacen tremendos sacrificios para mandar a sus hijos a planteles privados, para evitar que un sindicalista-huelguista les de clase. Tratando de que aprendan en un lugar seguro, sin cierres de calle, tiradera de piedra, problema de fibra de vidrio y condiciones sanitarias deplorables. ¿Qué respuesta da el cambio a todo eso? ¿La transformación curricular?

En materia del combustible, somos testigos de una danza macabra, al ritmo de complacencias “ajenas”, que a todas luces perjudica al pueblo. ¿Qué hace el cambio con relación a esto? ¿De qué me sirven las obras, la cinta costera III, la reparación de las calles si no puedo recorrerlas debido al costo excesivo del combustible. O acaso vamos a comer dos o tres capas de asfalto, en lugar de alimentos de primera necesidad. Las incomodidades pasan y las obras quedan. Pero el hambre, la inflación, las deudas, los muertos y la ignorancia también quedan. ¡Vaya, qué cambio!

Antes iba y regresaba al trabajo en dos horas; ahora me toma 3.5 horas, y gasto gasolina en tranques eternos e irreverentes a cualquier hora del día. ¿En qué ha mejorado el transporte nacional? Desde que subieron al poder, pregonan el Metro y el Metro Bus, en un tremendo lavado cerebral ¿Pero necesitaba Panamá que lo retorcieran tanto con la elaboración de un Metro?

¿Qué ha ocurrido con el Metro Bus? ¡Un desastre! Metieron los autobuses antes de terminar las paradas; se formó un escándalo de corrupción durante las indemnizaciones; no hay suficientes rutas; los usuarios se quejan del trasiego de las tarjetas y del sistema de recarga. ¿Se erradicaron los “diablos rojos”? Pues no, todavía siguen y parecen ir en aumento. ¿Qué representa el cambio de transporte en Panamá? Más tranques, demoras, gastos, escándalos e insatisfacción del usuario. Por todos estos problemas, muchos ciudadanos caminan largos trechos, tratando de ubicar una parada más efectiva. ¿Acaso eso representa una mejoría en el estilo de vida?

En materia de salud pública, sistema judicial, seguridad y aseo ¿qué de bueno ha traído el cambio? Nada. Más conflictos con empresarios, medios, gremios y el pueblo; muertos en enfrentamientos y escándalos de corrupción; líos en el servicio diplomático, improvisaciones, dificultades, complicación, crisis y desgaste ciudadano.

¿Y así piden cinco años más en el poder? ...

¡Vaya, qué cambio!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código