ACONTECER NACIONAL

Vergüenza, orgullo y moraleja: Daniel R. Pichel

En las dos últimas semanas hemos tenido de todo. Cosas para avergonzarnos y cosas para sentirnos orgullosos de ser panameños. Vale la pena hacer un repasito. Pero, como dice que “al mal paso darle prisa”, comencemos por lo vergonzoso.

El sainete que montaron en el Tribunal Electoral el PRD y el Molirena fue deprimente. Después de todo, en cosas como esas, todo el mundo tiene algo de culpa. Las noticias y reseñas de la novelucha hacen pensar que se le hizo una oferta a uno de los caporales de la juventud del PRD para que se brincara al partido de los gallitos recogidos. Este señor, seguramente sintiéndose una mezcla entre James Bond y el inspector Clouseau, decidió “seguirles la corriente” para “desenmascarar ante la comunidad y los medios, los aviesos intentos de transgredir su genuina e inquebrantable identificación con los más profundos ideales torrijistas” (sea lo que sea que semejante cosa signifique). El caso es que en el Tribunal la cosa salió bastante bien.

El papelazo del partido del kikirikí fue -como dicen los muchachos- épico. Después de llegar con fanfarria, gorras y banderas, pusieron pies en polvorosa al mejor estilo de aquella película animada Pollitos en fuga. Hasta las gorras escondían. Pero, allí no terminó la cosa. Unas horas después, comenzó el segundo acto con el intercambio de chats entre unos y otros. La verdad, nadie tiene la menor idea de quién miente y quién no, pues esas imágenes de conversaciones cibernéticas son fácilmente falsificables y no constituyen pruebas de mucho fundamento. Un hecho es cierto, la explicación de que en la frase “Tengo 50K y dos nombramientos”, la K significaba kanguros es propia de La Tremenda Corte. Ni al mismísimo Trespatines se le ocurre semejante payasada. Pero, al final del show, hay algo que tenemos que entender.

Esa alquimia política solo demuestra la poca categoría de nuestros dirigentes. Porque el pecado no es solo de quien ofrece. Hay que entender que la gente sabe a quién le propone cosas indecentes. Y, de una u otra manera, cuando a alguien le hacen una oferta como esa, están demostrándole la imagen que proyecta como una persona corruptible o no.

Pasado el mal trago, recordemos lo bueno. El jueves se cumplieron 50 años del 9 de enero de 1964 (o 9-E como lo llamarían en España). La decisión de declararlo día de reflexión y no convertirlo en puente fue sabia y justa. Los actos (salvo alguno que otro exabrupto) fueron sobrios, sin pataletas nacionalistas y sin retórica ñangaroide del siglo pasado. Particularmente, me gustó mucho el programa de TVN. La objetividad fue la tónica. En mis 51 años, es la primera vez que veo un programa de ese tipo que incluye opiniones de estudiantes y dirigentes estudiantiles del Balboa High School sobre lo que ocurrió. Eso, permite entender un poco mejor el contexto de los hechos y ponerlos en perspectiva.

Lo que debió ser una manifestación pacífica que se resolviera con un diálogo razonable, se salió de control (como suele pasar) y terminó en los disturbios ya conocidos, la ruptura de relaciones con Estados Unidos y el posterior compromiso a negociar un tratado para devolver el Canal a Panamá. Nadie sabe qué hubiera ocurrido si el 9-E las cosas hubieran sido distintas.

Otro tema donde hemos quedado bien parados es en el manejo que le ha dado la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) al chantaje que montaron los encargados de la ampliación. Estos señores de Sacyr e Impregilo (los otros dos participantes tienen una mínima participación) aparentemente están acostumbrados a lidiar con ese sistema de licitación baja para luego meter adendas y sobrecostos reponiendo lo que tenían pensado ganarse en los proyectos. De allí que literalmente amenazaron a la ACP con suspender los trabajos del Canal si no le aceptan un sobrecosto que equivale a la mitad del precio total del proyecto (lo que ya lo haría más caro que la segunda propuesta en la licitación). Ellos alegan imprevistos geológicos y datos incompletos provistos por la ACP. Lo que no contaban es que no estaban lidiando con un Gobierno que cede a presiones diplomáticas o a arreglos de sobremesa. La ACP sabe muy bien su trabajo e hizo un contrato que tenía amarradas todas estas contingencias. La postura ha sido la correcta y afortunadamente fue apoyada por el Gobierno (que no puede desentenderse de algo como esto) para que todo se resuelva por medio de los arbitrajes y procedimentos establecidos en el contrato. Todo está tan claro, que la Ministra de Fomento de España después de una breve discusión, aceptó que todo se tiene que resolver conforme el acuerdo existente.

Por supuesto, esto es la primera parte. Ahora, comenzará el “tira y afloja”. ACP ofreció 289 millones, Sacyr pidió 400 e Impregilo va por 1000. No dudo que amenacen con no entregar las compuertas si no les pagan antes. Eso sí, por suerte, el Canal tiene suficiente dominio del tema y recursos financieros para mandarlos a rodar si hiciera falta y que usen sus puertas para hacer un nuevo canal en Venecia. Lo importante aquí es confiar en la ACP y sus técnicos. Da risa cómo, al día siguiente de la amenaza, las redes sociales estaban plagadas de opiniones de gente que cuestionaba la contratación de GUPC basada en todo tipo de conjeturas.

Pero de esto queda una moraleja... Todos estamos orgullosos de lo bien que funcionan los proyectos bajo la tutela de la ACP y cómo obliga a los contratistas a ceñirse a los acuerdos. Si es ese el caso, ¿por qué demonios no exigimos lo mismo para todas las contrataciones del Estado? Evidentemente sabemos cómo deben hacerse las cosas, pero no obligamos que todo se maneje con ese grado de seriedad y transparencia. Mientras no entendamos eso, vamos mal...

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código