DESIDIA Y ABANDONO

Yaviza de mis amores: Vicente Sidera Plana

Y de temores. Y de olores. Y de sinsabores. De preocupaciones. De muchas esperanzas, de pocas realizaciones. “Capital del Chucunaque”, la llaman. Ubicada a su orilla y frente a la desembocadura del río Chico. Ubicada al final, no del mundo, sino de la carretera Panamericana. Pluriétnica, pluricultural, plurirreligiosa, pluricantinera. Con calles y veredas de color marrón oscuro, como el del río.

Ostenta la antigüedad importante de las ruinas lacrimosamente tristes del fuerte San Felipe. Abierta a través de las venas de los ríos hacia los tambos y poblaciones indígenas, y receptora y exportadora de los productos de la selva y los de las parcelas domésticas y ecológicas. Todavía. Piraguas que se vacían y camiones que se llenan de productos de una tierra feraz en un trasiego y hormigueo de lenguas y de músculos sudorosos en las rampas del nuevo muelle, nacido con poca garantía de durabilidad. Exactamente, la prevista también para la carretera que enlaza Yaviza-Canglón. Hecha para transportes medianos, viene obligada a aguantar, sobre una fina y delgada piel de asfalto, el tonelaje y rodaje de camiones y monstruos mecánicos de 50 o más toneladas. Nacen los socavones, se multiplican los baches.

El último desborde y desmadre del Chucunaque anegó campiñas, arrasó potreros y bananales, limpió letrinas y cuarteó viviendas. Por muchos días planeó sobre esta tierra y poblaciones el virus de la tristeza y el peligro de los contagios: el del desánimo, el de la desidia, el del abandono. Cada día que pasaba se hacía más distante, lejana y fría, la capital. La población se estaba quedando sola.

Surgió una cargazón de consejos, de proyectos y de planificaciones: Lo que sería la nueva Yaviza, la salvada de las aguas, la muy estimada y preferida “niña” de los ojos de “papá” Gobierno... La gente regresaba de la dispersión entre cantares y esperanzas.

Ahora, después de nueve (¡!) meses, son pocas ya y chiquitas las ilusiones. La vida sigue casi igual. Empero, con más abulia, con menos organización, con poquísima reclamación. Yaviza sigue siendo una población soñolienta, amodorrada, con límites ínfimos: postes eléctricos peligrosamente inclinados, senderos y callejuelas incómodas, regueros superficiales de aguas servidas, casas destartaladas, descascarilladas, hundidas y carcomidas; gente sin trabajo, incluso con hambre, y con la angustia por el día de cada día. Repuntes de inseguridad y de robos. Camuflaje de drogas. Obras sin terminar, proyectos sin aplicar.

Los vagidos de un comité prociudadanía de Yaviza, apenas vibraron en las pantallas de la televisión, en la prensa escrita y en algunas fotos de ocasión... Poquito ruido y demasiado breve, cuando precisamente urge el rugido sostenido del león vigilante y el despertar entusiasmado y exigente de todo un pueblo.

Yaviza siempre ha estado abierta a la esperanza de un porvenir mejor que nunca le llega y que ni se vislumbra. Se ha acostumbrado a tender la mano y a tenerla siempre abierta y pendiente de lo que le venga o de lo que le “caiga”, como migajas de cada día. Demasiado pasividad, demasiada resignación, demasiada cercanía a la fatalidad y al suicidio de cada día. Hace falta un Gedeón bíblico que, con un puñado de convencidos, le recupere la ilusión y le libere de la postración. Frente a esta áspera realidad, suena a blasfemia, la actitud y pensamiento de algunos yavizanos y yavizanas, afortunadamente escasos, que sueñan y aún reclaman, como pésima solución, “pan y diversión, cerveza y distracción”.

Dichosamente, existe y aún abunda la “sal y el fermento” de un evangelio comprometedor, asumido y vivido en la vida de muchos yavizanos. A ellos les duele el sufrimiento propio y de los ciudadanos, y la angustia de sus hermanos. Siembran esperanzas y plantan resurrección.

Yaviza de amores, de sinsabores, de olores, de temores... ¿También de bendiciones? ¡También! Cuenta con gente sencilla, valiosa, sufrida, con terca esperanza. Convencida de que otra Yaviza sí es posible... máxime con un Jesús decidido y decantado a favor de los demás.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código