CRÍTICOS DE FÚTBOL

Zapatero a tus zapatos: Dicky Reynolds O´Riley

En Panamá solemos hablar de las personas solo para lapidarlas con adjetivos y sin la modestia de reconocer que, como humanos, son falibles. Julio Dely Valdés no tiene que probar lo bueno que es en la materia que escogió como su modus vivendi, jugar al fútbol y dirigir un equipo. Debo añadir que, como todo tema coyuntural, para hablar de fútbol habrá quien sepa tanto que sus conocimientos harían palidecer a José Mourinho o a sir Alex Ferguson, por ende, a Julio. Hemos escuchado muchas críticas infundadas y malintencionadas que tenían la clara tendencia de producir su desazón y dimisión en la tarea encomendada, pero él –con el talante de un “guerrero masai”– no se dejó achicopalar por aquellos que tenían fines aviesos.

Hubo críticas tan osadas, como que no se dio tal o cual alineación o hasta por el color de la corbata, y juicios de valor condimentados con el fanatismo, alejados de toda objetividad. Aclaro que yo de fútbol solo sé lo que veo en la televisión, pero este deporte es más que correr detrás de un balón (en mis tiempos de mocedad yo era banca hasta en las birrias). El fútbol es la conjugación de toda una gama de situaciones con la finalidad de producir un resultado favorable y, de paso, generar un sentimiento de felicidad nacional. No es tan simplista la apreciación que se tiene acerca de este; recordemos que provocó una guerra –triste episodio bélico– entre El Salvador y Honduras; que, en su momento, Argentina lo utilizó para distraer los desmanes de la dictadura y, de reciente data, ocasionó la remoción de un diplomático que se sobregiró en sus opiniones sobre nuestro país, todo por la pasión del fútbol.

En Panamá ocurre ahora que, aprovechando la sintonía, se ofrecen todas las facilidades (como el oro y el moro), a nuestros héroes del momento. Algo típico de los oportunistas. Hay una realidad que enmarca esta disciplina tan globalizada y es que los jugadores mediáticos son tan venerados como figuras de un santoral; ahí tenemos a Messi, a Cristiano Ronaldo, al finado Rommel Fernández (en su momento) y al mismo Julio Dely, entre otros.

Por la novedad de la fase en la que nos encontramos, la llamada hexagonal, muchos no tenemos noción de lo que se busca y menos, de lo que ya hemos alcanzado, por eso, tendemos a la crítica fácil y destructiva. ¡Estamos jugando contra la crema y nata de este deporte en nuestra región!

El mérito de Julio Dely obedece a que rompió el paradigma de que los técnicos extranjeros son mejores que los nuestros. Él elevó nuestra autoestima y luchó contra la conspiración de aquellos que nos vendieron el complejo de inferioridad en materia de futbolística. Se trata de un hombre que no descuidó su trabajo y que prefirió prometerle un triunfo a su madre, en el lecho de muerte. ¿Qué más se le puede pedir? Sin embargo, hay algunos que incumplen sus tareas por el dolor que les produce un simple uñero.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código