LA NATURALEZA DE LA CSS

Zapatero a tus zapatos: Ramón Leal

Una característica normal de la administración pública de países como el nuestro, es la duplicidad de funciones. Caso específico: el sector salud. Dos instituciones en la República de Panamá, ofertan servicios médico–hospitalarios: el Ministerio de Salud y la Caja de Seguro Social. Si a ello le sumamos el envenenamiento masivo con dietilene glycol, y las muertes por la bacteria KPC, resulta obligante reflexionar al respecto.

De acuerdo con el artículo 2 de la Ley 51 de 27 de 2005, orgánica de la Caja de Seguro, esta institución tiene como fin “garantizar a los asegurados el derecho a la seguridad de sus medios económicos de subsistencia, frente a la afectación de estos medios, en caso de retiro por vejez, enfermedad, maternidad, invalidez, subsidios de familia, viudez, orfandad, auxilio de funerales, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, de conformidad con los términos, límites y condiciones establecidos en la Constitución y la ley, con las posibilidades financieras de la institución”.

Sin embargo, el artículo 132, alejándose del objetivo fundamental para la cual fue creada, establece el “Sistema de Servicios de Salud”, y mandata: “La Caja de Seguro Social, a través de un sistema de servicio de salud, brindará atención de salud a los jubilados, pensionados, asegurados y dependientes cubiertos por el Riesgo de Enfermedad y Maternidad y a los trabajadores cubiertos por riesgos profesionales, en forma integral. Esta atención se brindará en el ámbito de la red de servicios de atención institucional, a través del enfoque bio-psico-social en salud y con criterios de efectividad, eficacia, calidad, equidad y oportunidad”.

Somos del criterio que el artículo 132, y aquellos que dependen de él, debiera ser derogado a fin de que la CSS centre sus esfuerzos y recursos en asegurar “los medios económicos de subsistencia, frente a la afectación de estos medios, en caso de retiro por vejez, enfermedad, maternidad, invalidez, subsidios de familia, viudez, orfandad, auxilio de funerales, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales”.

Para el tema de la prestación de servicios médicos, el artículo 109 de la Constitución Política vigente, ordena: “Es función esencial del Estado velar por la salud de la población de la República. El individuo, como parte de la comunidad, tiene derecho a la promoción, protección, conservación, restitución y rehabilitación de la salud y la obligación de conservarla, entendida esta como el completo bienestar físico, mental y social”. Dicho servicio debe ser prestado única y exclusivamente por el Ministerio de Salud y sus dependencias.

Es fundamental aportar que la Constitución, en su artículo 109 no hace ningún tipo de discriminación, ya que la salud es un derecho universal y se garantiza a toda persona independientemente de su sexo, edad, condición socio-económica, etc. Así, las edificaciones clínico-hospitalarias, equipos, mobiliarios y el personal de salud de la CSS se traspasarían al Minsa, de tal forma que la CSS cumpla con la finalidad básica para la cual fue creada. Zapatero a tus zapatos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

21 Jun 2017

Primer premio

4 1 8 3

CBBB

Serie: 20 Folio: 9

2o premio

3006

3er premio

0364

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código