SOCIEDAD

Para abordar el acoso escolar: Bety Lineth Díaz González

La violencia, específicamente la que ocurre entre compañeros caracterizada por el acoso escolar, también conocida por su término en inglés bullying. Tiene serias repercusiones psicosociales para las víctimas de este tipo de violencia. Dentro de las principales causas que la motivan se encuentran la apariencia física, discapacidades, género u orientación sexual, étnica, clase social, credo religioso, entre otras.

En Panamá este tipo de comportamiento se presenta de forma muy frecuente, aunque de manera casi invisible y silenciosa, en donde uno o varios estudiantes acosan a sus compañeros, causando en el acosado una serie de patologías (entre ellas el temor a ser violentado), que van desde ocasionar el desinterés escolar o bajo rendimiento académico, hasta el suicidio.

Tipológicamente hablando se caracteriza por el bloqueo, hostigamiento, manipulación, coacciones, exclusión social, intimidación, agresiones y amenazas.

En la actualidad, en las escuelas, públicas y privadas, todavía no se ha logrado abordar el problema de manera que se puedan crear acciones integrales que lo traten. De esta manera, vemos que se sigue gestando en el entorno escolar este tipo de violencia, sin que se tomen medidas terapéuticas, más allá de ciertas sanciones institucionales.

Cuando se percibe o se conoce que hay bullying, generalmente se toman medidas dilatorias (sanciones a los estudiantes), que solo son momentáneas y no aseguran al afectado que la situación de violencia en que se encuentra desaparecerá; por el contrario, suele ser coaccionado mediante el silencio que lo obliga a seguir siendo víctima.

El Ministerio de Educación, en conjunto con los planteles escolares, debe encaminar una búsqueda de solución para que este tipo de problemas no se siga propagando.

Hay que tomar en consideración que no solo se resuelve sacando al niño violento del entorno escolar, sino buscando las motivaciones que lo llevan a este comportamiento, por medio de personal capacitado que se encargue de dar seguimiento socio-escolar y familiar a estos casos, pues generalmente en el entorno familiar (por violencia doméstica, negligencia, carencias afectivas, entre otras problemáticas relacionadas con la integración socio-familiar) suelen aparecer indicios de violencia y acoso que, después, son reproducidos por los niños, adolescentes o jóvenes que victimizan a sus compañeros.

De esta manera, no sería arriesgado sostener que también se debe comprometer en la solución de este problema, aparentemente externo al ámbito familiar, a los padres de familia en conjunto con las autoridades escolares, para crear alternativas terapéuticas que influyan de forma positiva, tanto en las víctimas como en los agresores.

Así, se daría un paso integral en la búsqueda de soluciones encaminadas a reducir el acoso escolar que tanto afecta psicológica y sociológicamente a los estudiantes, e influye en los individuos, marcándolos a lo largo de su vida, y que produce problemas relacionados con la falta de motivación, autoestima, inseguridad personal y profesional, e integración social, entre otros efectos que aquejan el desarrollo psicosocial de las personas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código