SISTEMA PENAL

El acuerdo: Hanya Martínez Hernández

Hablar de “acuerdo” puede remitirnos a mediación y conciliación. Con un análisis de la Ley 63 de 2008, que pone en vigencia el Sistema Penal Acusatorio, reconoceremos que amplía su concepción y aplicación, encontrándonos con el denominado “acuerdo”.

Este procede con la aceptación del delito y colaboración eficaz del imputado hasta antes de que se formule la acusación por parte del fiscal. Con ello, se pondera la reducción de pena o superior a la tercera parte de la pena mínima del delito, y sin que la ley restrinja su alcance por reincidencia del agente, delito u otra circunstancia.

El acuerdo está limitado para la víctima, ya que solo podrá anularse en caso de comprobada banalidad y corrupción fiscal. El imputado querrá la suspensión de la ejecución de la pena acordada con el fiscal. Para ello, el agente debe ser primario, estar anuente al proceso penal, y que se trate de delitos en que procede la suspensión condicional. Pero, sobre todo, que haya convenido el resarcimiento de la víctima en la medida de sus posibilidades.

Si se le concede, será una suspensión condicionada para evitar fuga del proceso, vagancia y mayor daño a la víctima. De esta forma, distinguimos dos espacios de negociación, uno que implica al fiscal y al imputado para reducción de la pena y otra que vincula, necesariamente, víctima-imputado para acordar resarcimientos.

El primero es independiente del segundo y el segundo, en caso de no funcionar la negociación directa, puede pedir la asistencia de un mediador o conciliador, si se trata de delitos desistibles enumerados en la ley.

Para Shanida López, defensora pública, la ley en el sistema inquisitivo les restringía negociar; ahora se establece hasta la posibilidad de celebrar acuerdos con el fiscal para cualquier tipo de delito. En entrevista con Roberto Moreno, fiscal de circuito de Sistema Penal Acusatorio del Segundo Distrito Judicial (Coclé), recomendó el acuerdo, siempre notificando a la víctima, porque es más probable controlar el proceso.

Por ejemplo, en una tentativa de homicidio se negoció la reducción de pena, suspensión condicional del proceso aunado a una suma importante por daños, pero la víctima se opuso. Al llegar a la audiencia con jurados de conciencia, estos lo absolvieron considerando que existió provocación por la supuesta víctima. También hizo referencia al delito de violencia intrafamiliar que no es desistible en este sistema, pero con el acuerdo y el beneficio de suspensión condicionada ha garantizado que el victimario cumpla con la medida curativa (sicológica), se aleje de la víctima, cumpla con la pensión alimenticia provisional y otras consideraciones de acuerdo al caso.

Señaló que en su proceder, concede más rebaja de pena en casos en los que no existió violencia, para lograr condicionar al imputado y una mínima rebaja, en casos más graves, para asegurar pena de prisión. Actualmente se evalúa que el fiscal negocie en compañía de otro fiscal. Sin embargo, no existe un protocolo de negociación estandarizado, mas es una facultad lícita y legítima de los actores penales negociar para arribar a acuerdos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código