SOCIEDAD

La adopción, ¿solución sin salida?: Alma Montenegro de Fletcher

¿Qué sabemos de la adopción de niños y niñas, la mayoría abandonados por sus progenitores?

Hace varios años tuve la oportunidad de prologar un interesante libro sobre el tema de la adopción en Panamá y su legislación, de la autoría de una actual juez de la materia. En este momento, es oportuno refrescar algunos conceptos sobre esta figura jurídica que resuelve un problema social como lo es dar una familia a infantes, muchos de ellos provenientes de uniones disfuncionales.

El concepto moderno de la adopción ha rebasado al antiguo, que la consideraba exclusivamente como un beneficio para los padres sin descendencia, desconociendo los derechos y necesidades de los niños, pues el criterio se basaba en que al proporcionar un disfrute y beneficio a los adoptantes, al mismo tiempo se favorecía al niño. En la actualidad las leyes sobre la materia en casi todos los países privilegian en primer lugar, el interés superior y los derechos de los niños, sobre la carencia de afectividad de los adoptantes.

En nuestro país este principio está plasmado en la legislación vigente y en las normas contenidas en los convenios internacionales sobre la materia, ratificados por Panamá.

Este nuevo enfoque sobre la adopción incorpora elementos de ética y justicia en la figura jurídica, introduce el respeto a las garantías de los derechos de los niños, por la imposibilidad de una consulta directa a estos. Ello obliga a la autoridad competente a cuidar este principio sobre cualquier otro interés, pues son ellos sus representantes.

Valga recordar que la niñez es una fase de preparación para la vida adulta. Es obligante, por tanto, proteger ese intervalo, ese tiempo de juego, de descubrimiento, de aprendizaje, de amor, por parte de los padres biológicos, tutores o padres adoptantes. Pocos temas permiten, tanto como la adopción, dejar traslucir en determinada sociedad, y momento histórico, el valor de la infancia, la necesidad del gesto solidario. El mayor desafío parece centrarse en el desarrollo de una cultura de la adopción, para aquel infante que requiere encontrar una nueva familia, una posibilidad de crecer con la protección que merece y precisa en sus primeros años preparatorios hacia su vida adulta.

Los derechos de la infancia están recogidos en la Convención de los Derechos del Niño, aprobada por la Organización de Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989, y en nuestro país por la Ley 46 de 17 de julio de 2013, Ley General de Adopciones de la República de Panamá, y en el Código de la Familia.

Para hacer efectivos estos derechos, la Convención recomienda a los Estados realizar los esfuerzos necesarios para garantizar y crear los mecanismos institucionales que le aseguren al niño por adoptar la selección de personas capaces de asumir las obligaciones propias de la función parental. Y ello por el aumento creciente de adopciones internacionales con prácticas contrarias a los derechos fundamentales de los infantes. Por ejemplo, en ocasiones hay presiones a los padres para el abandono de sus hijos, venta de niños menores posteriormente adoptados o muertos tras haberle sustraído sus órganos. Son hechos a encarar por las autoridades, con energía y decisión.

Nuestro país presenta una paradoja interesante, a pesar de tener la peor distribución de la riqueza en América Latina y de presentar índices preocupantes de pobreza extrema, luce una calificación de punta en la escala de sus valores maternales. Con frecuencia, se ve en las calles a mujeres que piden trabajo, con un bebé en el pecho y otro de la mano; otras ofrecen flores y artesanías para llevar el sustento a casa. Cuando se les pregunta: ¿Por qué no lo das en adopción? Responden: “Porque a mis hijos les podrá faltar el pan, pero no el amor”.

La adopción, como institución referida a un aspecto de las relaciones familiares, tendrá una evolución conforme se transformen las desigualdades sociales, de allí la importancia de que las autoridades que se ocupan de su atención se caractericen por su vocación de servicio y calidad humana, con integridad y compromiso, para asegurar el resguardo de los derechos de la niñez como interés superior.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código