OPORTUNIDADES ECONÓMICAS

Más allá del horizonte: Marcelo Antinori

¿Qué nos espera en el futuro? Sé que es difícil pensar en eso cuando el presente es tan intenso, pero aún en medio a la tormenta es importante que alguien suba al mástil y nos cuente lo que viene adelante. Como extranjero, no debo opinar sobre la política del presente y es, por eso, que me apunto para subir al alto de la gavia. En el camino, aprovecho para hacer un modesto reconocimiento al escritor Álvaro Mutis que nos regaló Maqroll el Gaviero.

Una primera lectura de lo que pasa indica que Estados Unidos está en crisis y que Sudamérica vive un momento de prosperidad. Y como somos buenos latinoamericanos, dos o tres años de prosperidad ya nos bastan para que empecemos a creer que los problemas son cosas del pasado y que el futuro será un mar de tranquilidad.

Señales de este entusiasmo son evidentes en la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC); en la reciente decisión de algunos países de condicionar su participación en la próxima Cumbre de las Américas a la participación de Cuba; y en el apoyo generalizado a la demanda Argentina por las Malvinas en las Naciones Unidas.

El momento es incuestionablemente propicio para avanzar y como estamos más abiertos al mundo, estamos listos para aprovechar las oportunidades donde sea que ellas se presenten, pero seamos prudentes y miremos lo que se avista más allá del horizonte:

Asia seguirá creciendo y demandando nuestras materias primas, pero apenas extraerlas y exportarlas no traerá el desarrollo que buscamos. Son pocos los que se benefician con este tipo de inversión y casi siempre gastan lo que ganan en otros países, dejándonos apenas grandes huecos y profundas frustraciones.

En siglos pasados nosotros, latinoamericanos, ya nos equivocamos con esto y estoy seguro que aprovecharemos mejor esta segunda oportunidad implementando políticas con una visión de largo plazo, que amplíen e integren nuestros mercados y que mejoren la calidad de nuestra educación para que tengamos condiciones de competir en este mundo globalizado.

Europa muy probablemente tendrá serias dificultades para ajustar su modelo político a la nueva realidad económica, lo que será aún más doloroso entre los países, cercanos a nosotros, donde la política se hace con más intensidad y pasión.

Del lado positivo, hay que considerar que con estas dificultades ajenas, por lo menos, lograremos recibir un buen flujo migratorio de profesionales altamente calificados.

Estados Unidos está en crisis, pero camino de la recuperación, apoyado por la fuerza de su mercado interno. Al contrario del imperio británico, que sufrió por basar su poder económico en el control de la producción en las colonias, el poder económico americano proviene principalmente de la dependencia que todo el mundo hoy tiene del consumo doméstico americano.

Ya hay indicios positivos de que los consumidores americanos ajustaron sus presupuestos y están retomando el consumo. Eso, combinado a la agresividad de la industria de alta tecnología en lanzar nuevos productos, podrá generar una mejora de las expectativas antes del final del año. Obviamente, siempre que la crisis en el estrecho de Hormuz no lleve los precios de petróleo al espacio.

Sin embargo, es importante destacar que esta esperada recuperación de la economía americana probablemente será acompañada de una mayor preocupación con la creación de empleos domésticos. Lo que, ciertamente, implicará ajustes al antiguo modelo en el que empresas americanas salían en la búsqueda de salarios más bajos y dificultará la retomada en los países que se especializaron en la maquila.

Resumiendo, lo que se ve adelante para Panamá es que los vientos externos seguirán favorables. El crecimiento de Suramérica y su relación más intensa con Asia, complementado por la retomada de la economía americana, seguirán favoreciendo el crecimiento del país como un hub logístico y financiero.

Esta bonanza abrirá nuevas oportunidades que, ciertamente, serán aprovechadas por algunos panameños con la misma destreza que han demostrado en el pasado. La duda que se queda es saber si los panameños, como un todo, van aprovechar esta oportunidad para construir el país que desean, pero eso, son ustedes quien lo pueden decidir.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código