Hoy: Café con La Prensa sobre la reestructuración de la ciudad de Panamá

PODER CIUDADANO

La alternativa a considerar: Elpidio J. González A.

No existe una mención específica del significado del voto en blanco en la Constitución panameña, como tampoco la hay en el Código Electoral vigente. Sin embargo, esta figura no debe desestimarse a la hora de determinar cuál es el parecer de los panameños ante la situación política del país.

Hay corrientes divididas en cuanto a la interpretación del voto en blanco. Algunos expertos aseguran que es una manifestación de protesta e insatisfacción, mientras que otros la consideran una expresión de indiferencia. Personalmente, simpatizo con la primera corriente, pues es lógico suponer que una persona que asiste a las urnas y ejerce su derecho al voto, no es indiferente al proceso electoral, sino que simplemente no está satisfecha con las opciones que se le presentan.

La decadencia de la actual clase política panameña es evidente. Las presentes candidaturas, superfluas y risibles, rayando en el ridículo, están enfocadas en despertar conflictos. En todos los medios de comunicación existentes se percibe día a día un combate rastrero entre políticos y politiqueros. Las propuestas y estrategias de gobierno de los candidatos son cada vez más insípidas.

Ante lo que se ha convertido en una pantomima electoral, surge la figura del voto en blanco como una alternativa de protesta. Debemos darnos cuenta de que ese desinterés de los políticos por proponer soluciones concretas y verdaderamente efectivas ante los problemas del país, además de ese empeño en atacarse mutuamente, de manera vil y pasionista, constituyen un insulto a nuestra inteligencia y a nuestra condición de ciudadanos con derecho a un gobierno que haga bien su trabajo.

Durante mucho, hemos creído que elegir al menos malo es la única opción, cuando en nuestras manos tenemos el poder de decidir si estamos satisfechos o no con la actual campaña electoral y de hacerle saber a todos los políticos que nuestra voluntad determina si estarán en sus puestos o no.

La democracia no se crea a sí misma; nosotros debemos trabajar incansablemente y sin detenernos por lograr un estado de derecho en el que se nos respete como lo merecemos y en cuyo amparo surja una renovada generación de panameños capaces de producir cambios positivos en el entorno que nos rodea.

El poder es del pueblo, de los que realmente enfrentamos los problemas económicos y sociales. El poder es de nosotros, los jóvenes, quienes nos desilusionamos constantemente por los pésimos ejemplos de un gran número de funcionarios y personas encargadas de los puestos de elección popular.

El poder siempre ha sido nuestro y ahora es tiempo de que en verdad lo hagamos valer.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

KNOCKOUT Julio Escobar: 'A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios'

A los alumnos con subsidios les va peor que a los que no reciben subsidios
Roberto Cisneros

Esta semana se cerró la etapa de pruebas del Concurso por la Excelencia Educativa. Hoy Julio Escobar, su creador, que además preside la Fundación para la Promoción de la Excelencia Educativa –que ...

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

16 Ago 2017

Primer premio

7 8 9 4

DBDC

Serie: 14 Folio: 7

2o premio

6122

3er premio

5195

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código