COOPERACIÓN

Cuando se ama al prójimo: Gilberto Pérez

¡Gracias Panamá, gracias 20–30 y gracias Eduardo Macre! Por casi 30 horas el país vivió una verdadera jornada de unidad, solidaridad y amor. Los que creemos en el amor al prójimo y practicamos el “haz bien y no mires a quién”, pusimos nuestro granito de arena para que se llegara a la meta de 2014. Y es que cada año, el Teletón une a todos los que vivimos en esta bella tierra. Esto nos anima a dar lo mejor y cooperar con una noble causa. Lo más significativo es que los que menos necesitan de los propósitos de esta gran colecta, son los que más aportan y lo hacen con mucha alegría y convicción. Esto pone de manifiesto lo más sublime del ser humano: dar sin esperar nada a cambio.

Es justo recordar a Juan Ramón Poll y a Rubén Gerschfeld, dos verdaderos colosos del desprendimiento y, que ironía, aunque ninguno de ellos nació aquí hicieron de Panamá y de sus residentes la razón de ser de sus vidas. Por ello, los acogimos como verdaderos hijos. Nos han dejado un legado tan grande, que nos faltará vida y tiempo para retribuirles. Fueron magníficos ejemplos de lo que debemos ser todos, ciudadanos honestos y trabajadores. Nunca se midieron, jamás decían no y estaban hechos de una calidad humana excepcional, de esa que solo la tienen los que alcanzan la categoría de héroes. Además, tenían esa humildad que los hacía aún más grandes. Nunca los conocí ni los vi en persona, pero me atrevo a decir que eran parte de la familia de cada hogar panameño. Que Dios los tenga a su lado y los premie por sus buenas obras.

Y Qué decir de Eduardito, con su cara angelical y su sonrisa nos conmovió hasta las lágrimas, por su voluntad de superarse y de vencer su adversidad. Su testimonio y el de otros nos pinta el panorama que viven los que han encontrado en el Centro de Rehabilitación para Impedidos una esperanza de mejores días.

Los 20–30, muchachos jóvenes, emprendedores, con un alto espíritu de sacrificio y una voluntad férrea de servir se han ganado a pulso un sitial cimero entre los clubes cívicos más importantes de esta sociedad. Como arrieras, acometen sus deberes y responsabilidades cada año, con un entusiasmo y fervor que contagia a la mayoría de los que vivimos en Panamá. Cada uno trabaja todo el año y cuando llega la hora cero, parecen soldados con disciplina y compromiso total, porque saben que sus metas, igual que sus propósitos, son responsabilidades que adquirieron de forma voluntaria. El país está en deuda con ellos, por la calidad y el alcance de las obras que emprenden y realizan.

El país vivió una jornada de amor, de fe y esperanza, que nos unió a todos con un solo fin: contribuir a la construcción y equipamiento del Instituto Nacional de Medicina Física y Rehabilitación. El triunfo es general, porque esta obra elevará la calidad de vida de todos. A los extranjeros que se hicieron presentes con importantes contribuciones para alcanzar la meta, gracias, esa acción dice mucho de su calidad humana. Qué lástima que el sueño solo dure un día y horas, tiempo en el que nos comportamos con decencia, honradez, alto sentido de patriotismo y de amor al prójimo; sobre todo ahora que pareciera que somos un país sin valores ni principios, en que robar más que un delito, se ha convertido en un deporte que practican ricos y pobres. Que nos quede la lección de que si queremos y creemos, podremos llegar a nuestra meta, porque con amor todo es posible.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

23 Ago 2017

Primer premio

8 3 0 1

ACCD

Serie: 19 Folio: 11

2o premio

3552

3er premio

1426

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código