Destacado: 'La Prensa’ es finalista al premio Gabo 2017

HERIDAS ABIERTAS

Los 25 años de la invasión: Olmedo Beluche

El mayor crimen que cometió Estados Unidos en Panamá no puede sanar porque aún sufrimos sus consecuencias: un régimen títere con careta “democrática” que obedece ciegamente los dictados de Washington, en especial la imposición de un programa económico establecido en el “Convenio de Donación”, de julio de 1990, que constituyó uno de los objetivos reales de la agresión.

No hay que olvidar que las víctimas y sus familias aún claman justicia y el pleno esclarecimiento de los hechos. Crímenes que los sucesivos gobiernos y el corrupto sistema judicial han procurado oscurecer. Se niega la demanda formulada desde el primer día de una Comisión de la Verdad sobre la invasión de 1989.

Las fosas comunes siguen cerradas; los nombres de los muertos no se pronuncian; los daños materiales fueron pagados del erario público panameño; y el autor material, el imperialismo estadounidense, se ríe de nosotros, nos saquea y repite su crimen en Afganistán, Irak, Somalia, Serbia, Colombia, etc.

Panamá tuvo el dudoso “honor” de ser el primer lugar en que EU inauguró su doctrina político-militar conocida como “guerra preventiva”. Las víctimas civiles, al menos la mitad de los 500 muertos contabilizados por la Iglesia católica; los más de 2 mil heridos; los 5 mil prisioneros políticos arrestados en el campo de concentración de Nuevo Emperador, la mayoría “culpables” de ser funcionarios del gobierno o miembros del PRD; los 18 mil desplazados de sus casas en El Chorrillo, incineradas por las tropas extranjeras la mañana del 20 de diciembre; la imposición de un gobierno títere con un regente militar yanqui en cada ministerio, que fiscalizaba lo actuado por civiles “panameños” y el embajador Dean Hinton que actuó como verdadero procónsul (igual que Paul Bremmer en Irak) al desayunar cada jueves con Guillermo Endara para “revisar” los actos del Gobierno.

Aunque en apariencia se hayan retirado las bases militares aún está vigente el nefasto Pacto de Neutralidad, como amenaza velada de que en el futuro podemos volver a sufrir otras invasiones. A lo que se agregó el Acuerdo Salas-Becker, del 5 de febrero de 2002, que supone una renuncia expresa del Gobierno panameño a ejercer su jurisdicción sobre el mar territorial y espacio aéreo al otorgarle ese derecho al servicio de guardacostas de EU para que patrulle, detenga y aborde las naves que considere “sospechosas” dentro de nuestro territorio.

Lo más irónico de ese tratado es que, en reciprocidad, EU ofrece a Panamá el mismo “derecho”, pero no sobre su mar territorial y espacio aéreo continental, sino sobre Puerto Rico, Islas Vírgenes y la isla Navassa (Art. II). Además, Panamá renunció a la reivindicación de 200 millas náuticas de mar territorial, cuando lo reduce a 12 millas.

Con el mismo método espurio de los “canjes de nota”, tenemos otro acuerdo firmado entre Alemán Zubieta, de la Autoridad del Canal, y el servicio de guardacostas y la llamada Agencia de Protección del Medio Ambiente de EU, para que desempeñen funciones de “seguridad” en el Canal. También se habla de la existencia de otros “canjes de notas” (transformados en tratados): uno que serviría de marco a estos, firmado a fines de diciembre de 2001, para que diversas agencias de seguridad de EU operen en Panamá, y otro que cedería instalaciones en Howard para ubicar sedes de dichas agencias. Se impone una sola conclusión: nos llevan de vuelta a 1903, al revivir el sistema colonial contra el que lucharon generaciones de panameños.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código