ALTERNATIVAS

¿Le apagaron la luz a la educación?: Teresita Cerutti G.

Voces de protesta se escucharon en todos los medios, mientras las redes sociales quedaron atiborradas de burlas, soluciones y sugerencias ante la medida de gobierno que ordenó el cierre de las escuelas y universidades en todo el país para enfrentar la crisis de energía, y los agoreros de siempre concluyeron: “¡Le apagaron la luz a la educación!”.

Con esta frase cerraron las puertas de las escuelas, tranquilizaron sus dormidas conciencias y, tanto directores como docentes, consideraron que ya nada se podía hacer. ¡Tres días sin asistir a clases! Una fiesta para algunos, un atraso para otros y una ocasión para reflexionar sobre el modelo de educación que se impone en la mayoría de los centros de enseñanza públicos, privados, primarios, secundarios y terciarios.

No dispongo de mucha información sobre el sector público (uno de los pocos datos certeros que tengo es que estudiantes que están por graduarse y profesores han recibido una laptop del Gobierno y que muchas escuelas públicas poseen laboratorios de computadoras), por lo que voy a centrar mi análisis en la educación privada, porque la mayoría de docentes y estudiantes tiene una computadora (en cualquiera de sus versiones) o un celular con acceso a internet o una cuenta de correo electrónico o una página de Facebook.

Con estas herramientas, directores y docentes debieron encender la luz de su vocación y demostrar el uso adecuado de las TICS (Tecnología de la Información y la Comunicación) para mantener activos a sus estudiantes, generando tareas, proyectos, enviando instrucciones, prácticas, recomendaciones, propuestas de trabajo, y abriendo foros de discusión sobre el tema energía, cambio climático, políticas de gobierno y cientos de opciones posibles, cuando no se piensa desde la clase frontal y el pizarrón.

La tecnología de uso diario en todas las escuelas se ha convertido en una muletilla de ventas para conseguir nuevas matrículas o se limita a un recurso para hacer más llevaderas las clases, agilizar la administración, informar calificaciones o mostrar actividades con estudiantes felices, divertidos ... pero la dimensión real y transformadora de su uso no ha llegado todavía a las mentes de directivos y docentes del sistema educativo panameño, en el que el modelo sigue siendo frontal, presencial y centrado en el maestro.

Sin cuatro paredes, sin maestro al frente, sin pizarrón y sin cartel que diga “Escuela” ven que no hay posibilidad de aprendizaje, aunque todos tienen plataformas virtuales, pantallas, terminales, laptops, tablets, etc., etc.

Y aquí va también un llamado al Ministerio de Educación, que debió promover el uso de las TICS para enfrentar estos tres días adversos. Decir que no se puede, que no nos dejan, que no sabemos, que no podemos ¡eso sí es apagarle la luz a las futuras generaciones!

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código