POLÉMICA LABORAL

La arrogancia de Martinelli: Belisario Rodríguez

Hace unos días el presidente Ricardo Martinelli, en una reincidente postura arrogante, sancionó de un solo plumazo la recién aprobada Ley 69 que autoriza la contratación de médicos especialistas extranjeros. Fue una bofetada no solo a los gremios médicos y demás trabajadores de la salud, sino también en pleno rostro al pueblo panameño, que esperaba en esa transmisión una actitud más razonable del mandatario, por lo menos una espera en que se pudiera analizar sus posibles causas y efectos.

Es cierto que el conjunto de la sociedad ha de repudiar toda paralización de labores, cualesquiera que la promueva.

Así cuando los educadores en algunas ocasiones han tenido que recurrir a la huelga solicitando mejores salarios e implementos didácticos aptos para sus instalaciones físicas, la huelga será siempre impopular para muchos en atención a que sus hijos o acudidos se perjudican en la enseñanza aprendizaje, pero al final los mismos que la resienten aceptan con satisfacción sus logros.

Pienso que en toda agitación sindical existe una obligación de sus agremiados, principalmente de sus dirigentes de educar a las masas, sobre sus demandas o aspiraciones en un momento determinado. Soy del criterio que mientras los líderes gremiales o políticos con aspiraciones de tomar las riendas del poder, en las próximas elecciones, no se empeñen en realizar una labor didáctica hacia el pueblo, este permanecerá en medio de toda lucha reivindicatoria, sumamente confundido, como ocurre en la presente huelga de los trabajadores de la salud.

Es cierto que en el trasfondo de la susodicha Ley 69 ellos tienen la razón para señalar que es un punto de partida del presente régimen, no solo para privatizar la salud, sino con miras de buscar la disolución de tales gremios, por el peligro que ven en sus solicitudes los presentes gobernantes, y así ha sido en el transcurso de los años.

Creo que el nuevo partido político Frente Amplio por la Democracia (FAD), no ha de tener entre ceja y ceja la arrebatada idea de arreglar todo con piedras, si tomamos en cuenta que ha salido del vientre del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs) y supongo que en su nueva condición de organización política, con miras a llegar al poder por las vías pacíficas de las urnas, se han de apegar al principio martiano de que “más valen trincheras de ideas que de piedras”. Si de lo que se trata es de acrecentar la conciencia del pueblo, ahora me viene a la mente el contenido de un cuento que leí hace años, escrito por George Jean Nathan, en que el protagonista era un obrero de la electricidad que vivía junto a su esposa e hijo pequeño, muy enfermo, en una casa modesta, en Francia y, al consultar con el médico-cirujano, este le manifestó que la salud de su hijo no correría peligro en dos o tres días cuando sería intervenido. El obrero, quien era líder en los gremios de la electricidad, logró que se produjera un apagón en toda Francia, y al darle vuelta a la cerradura de su casa, exclamó contento: “¡Hemos ganado la huelga!, y su esposa repuso, pero nuestro hijo murió”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

17 Sep 2017

Primer premio

7 8 4 2

ACBC

Serie: 13 Folio: 13

2o premio

1718

3er premio

2529

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código