OPORTUNIDAD PERDIDA

El avistamiento del mar del Sur: Einar Polanco Aparicio

Hace 500 años se registró el avistamiento del mar del Sur por un grupo de españoles, dirigidos por el lugarteniente Vasco Núñez de Balboa, personaje carismático, a quien la historiografía oficial le proporcionó un sitial envidiable, convirtiéndolo en héroe nacional.

La lectura de este acontecimiento puede verse a partir de dos perspectivas. Según la primera de ellas, es valorable la hazaña de este caballero, quien a partir de la estrategia de ganar amigos en su avanzada por el corazón del istmo obtuvo informaciones de ese mar manso que llevaba al reino del sur. Su proeza fue fundamental en la avanzada española en los grandes imperios indígenas. Además, permitió que Europa reconociera la importancia geopolítica del istmo y del intenso océano.

Sus descripciones sobre un nuevo mar y de abundantes metales preciosos, cambiaron las pretensiones de la corona con respecto al nuevo mundo. A tal punto que, ante el nuevo escenario, el monarca comisionó a uno de sus hombres de confianza, Pedrarias, a dirigir la primera gran empresa colonizadora. Según mencionan los historiadores panameños Patricia Pizzurno y Celestino Araúz, en El Panamá Hispano, este encabezaría una Armada Real que, al decir de su principal biógrafo, Pablo Álvarez, sería la primera que con propósitos seriamente colonizadores organizaba España.

Desde otra interpretación, la ruta del sur era una zona de contacto entre pueblos indígenas, antes de la llegada de los españoles, por lo que no cabe espacio para la palabra descubrimiento. Basado en esta perspectiva, ¿qué corresponde conmemorar? ¿Acaso hay que festejar que, gracias al avistamiento del mar del Sur, España organizó la primera gran empresa colonizadora en el nuevo mundo, que dio como resultado la masacre de casi la totalidad de la población del istmo en la denominada justa guerra? ¿Hay que celebrar que la arremetida de Pedrarias en el istmo sirvió de modelo para otros escenarios y que gracias al conocimiento de la ruta del mar manso salieran las expediciones que acabaran con las grandes culturas indígenas, víctimas de la insaciable sed de oro de algunos conquistadores?

Ya lo decía Eduardo Galeano, que se nos ha enseñado una historia de machos, de blancos, de ricos y de militares. En ese sentido, la historia latinoamericana se ha escrito a espaldas del pueblo, porque el opresor es reconocido como héroe y no se han registrado los ultrajes sufridos por los nativos al momento de la colonización. Muchos afirman que con la llegada de los europeos se inició un periodo de progreso, pero no se toman en cuenta las pérdidas en vidas humanas que representaron esas páginas de la historia. La conmemoración no se aprovechó (salvo pocos esfuerzos de historiadores preocupados por la realidad nacional) para hacer una evaluación objetiva de la figura de Balboa en la historia.

Así como en la década de 1920 se construyó un monumento al adelantado del mar del Sur, con ese mismo entusiasmo y fervor levantemos uno que represente a los indígenas panameños como testimonio de que aquellos hombres y mujeres recorrieron, antes que los españoles, el inmenso mar del Sur.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

24 Sep 2017

Primer premio

1 0 7 1

ACDA

Serie: 23 Folio: 11

2o premio

8324

3er premio

5691

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código