COMPRA LAS PREFERENCIAS

Los mitos sobre la bondad del pueblo panameño: Eloy Fisher

Desde que la presente administración inició su ambicioso plan de gasto público y, al mismo tiempo, capitaliza políticamente la vigorosa actividad económica, las opiniones que se vierten en los medios escritos comparten una metodología de análisis: se explica que el ejercicio desnudo del poder hoy corroe las instituciones de nuestro pueblo, y que aquel desgaste se hace más evidente por el apetito de partidos afectos al poder de absorber a sectores en oposición, tras generosas ofertas de apoyo y, en el peor de los casos, tras amenazas.

Por eso, los más moderados piden un golpe de timón. Otros exhortan al pueblo panameño a que se resista, mientras los más radicales claman por una refundación política. Lo que me preocupa es que estos análisis, especialmente aquellos de los articulistas más connotados (como la periodista Brannan, el Sr. Eisenmann y el amigo Sáez-Llorens) abordan supuestos para un país que no existe.

Reconozco que es atrevido referirme de esta manera sobre el esfuerzo que ellos y otros tantos realizan en aras de fortalecer la discusión, sin duda, ellos son invaluables depositarios de testimonios y experiencias. No obstante, enfocar la mira en quien detenta el poder “ahora” es un error, especialmente cuando este proceso de concentración no empezó con la presente administración y, sin duda, se profundizará para mal, sin reparo de quien resulte elegido (o impuesto) en la próximas elecciones.

La razón es que los cimientos de este fenómeno radican en ese mal llamado populismo, en la compra de las preferencias de un difuso “pueblo” panameño que salvo excepciones (como los pueblos indígenas) no desea representación o mediación política, por eso, no nos debe extrañar la debilidad del pie de fuerza de la sociedad civil. El grueso de la población más bien desea ser partícipe de la distribución de las rentas nacionales. Por eso, en la medida que el sistema encauce estas rentas sin mayores solicitudes de esfuerzo, la mayoría de los votantes será cómplice de la farsa.

El sistema propicia a todo nivel la acumulación de estas rentas, síntomas que se reflejan en un espejo de dos vías: en un sistema educativo quebrado (y que incentiva la proliferación de estrellas de televisión con aspiraciones políticas), una indolencia política generalizada que subsiste, irónicamente, en medio de un eterno frenesí electoral y, tal como le gusta repetir al amigo Paco, aquella primacía de lo comercial sobre lo intelectual.

No existe bondad intrínseca en los pueblos. En efecto, la teoría política afirma que la supuesta “virtud” del liderazgo político es indisoluble a la veleidad de los pueblos, y no a un amor intrínseco por la democracia. A veces se olvida que 21 años de gobierno militar frustraron los pronósticos de la clase política de ese entonces, que en su momento pensó que los militares durarían, a lo sumo, un par de meses en el poder por falta de apoyo.

En democracia, no es difícil ver que la coyuntura actual no brilla por su singularidad, sino más bien por nuestra falta de memoria. Las administraciones del presidente Remón (1952-1955) y la del Presidente Endara (1989-1994), salvadas las diferencias de estilo y carácter, experimentaron circunstancias similares. En el caso de Remón, el proceso tuvo un triste desenlace personal y desencadenó una aguda crisis política, pero también olvidamos que Endara buscó fortalecer los cuadros del “arnulfismo” desde el poder (tal como cuenta el Dr. Arias Calderón) y aquel esfuerzo fracasó estrepitosamente con el referéndum de 1992.

Por eso, hay que tener presente que la visión de estos articulistas tristemente no tiene mayor resonancia más allá de la cámara de eco de los medios de comunicación. Y por eso, hay que estar preparados para más reveses que vendrán mucho antes de que podamos atestiguar posibilidades reales de cambio. @eloyfisher

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Rescatistas panameños se encuentran en México, con el objetivo de reforzar las labores de rescate y asistencia humanitaria.
Cortesía/Sinaproc

TRAS SISMO DE 7.1 GRADOS Panamá lidera uno de los equipos de rescate en México

Panamá lidera este jueves 21 de septiembre de 2017 uno de los grupos que –con el uso de equipo liviano– se encuentra apoyando las labores de búsqueda y rescate bajo los escombros de los edificios que colapsaron en la ciudad de México, tras el potente sismo de 7.1 grados ocurrido esta semana.

Así lo dio a conocer el director general del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc), José Donderis, quien detalló el apoyo que está brindando el grupo de socorristas panameños, conformado por 35 especialistas.

El equipo de rescatistas panameños participó este miércoles 20 de septiembre en tareas de rescate en estructura colapsadas en el área de Linda Vista, en la ciudad de México. Allí se localizaron tres cuerpos y este jueves acaban de ser reasignados a dos sectores más, contó Donderis.

 


"Esperamos localizar a personas con vida en las próximas 48 horas, ya las tareas de rescate en superficie terminaron", agregó el funcionario.

Donderis dijo también que se prepara a un segundo equipo USAR (Urban Search And Rescue) Panamá, que fue asignado al área entre las calles de Quéretaro y Medellín. Este equipo va a trabajar en conjunto con los bomberos del estado de Tijuana, detalló el jefe del Sinaproc.

Más de 50 sobrevivientes han sido rescatados de varios sitios de desastre en ciudad de México, desde que el sismo de magnitud 7.1 sacudió la tarde del martes el centro del país, dejando hasta ahora al menos 245 muertos y mil 900 heridos.



Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

20 Sep 2017

Primer premio

7 6 3 4

BAAB

Serie: 14 Folio: 4

2o premio

8739

3er premio

8290

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código